México. El jueves de la semana pasada se llevó a cabo una sesión privada del Consejo Nacional de Salud (CNS); durante la cual no le fue nada bien al subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell.

El CNS está integrado por los secretarios de Salud, Defensa y Marina; los directores del IMSS y del ISSSTE; el titular de Pemex, el presidente del DIF, los 32 secretarios estatales de Salud; y el presidente de la Red Mexicana de Municipios por la Salud que participa en calidad de invitado permanente.

Recriminaciones en contra de Gatell por pésima actuación ante la pandemia

-Publicidad-

De acuerdo con datos revelados por algunos de los asistentes, hubo manotazos en la mesa y fuertes recriminaciones en contra de López-Gatell; por su pésima actuación para enfrentar la pandemia del Covid-19.

Durante la reunión, el secretario de Salud, Jorge Alcocer, presentó un nuevo semáforo epidemiológico elaborado con criterios científicos y revisado por varios especialistas; con lo que quedó eliminado el de López-Gatell, creado solo por él y que rigió durante poco más de un año.

En virtud de esta nueva metodología, cuyas características específicas no han sido dadas a conocer de manera pública por la Secretaría de Salud; cinco estados retrocedieron en el color del semáforo: Sinaloa volvió a semáforo rojo, mientras que Estado de México, Michoacán, San Luis Potosí, Oaxaca y Guerrero regresaron al amarillo.

Durante la sesión del pasado jueves hubo recriminaciones hacia López-Gatell en el sentido de que con su semáforo; basado en un galimatías que nadie entendía, los estados estaban en rojo o amarillo, pero las calles y plazas comerciales estaban llenas de gente.

Nuevo semáforo Covid-19

El nuevo semáforo, por lo que se pudo saber, privilegiará el nivel de reproducción del virus; las tendencias de hospitalización y la mortalidad como indicadores de alerta temprana para tomar las decisiones.

Te puede interesar:  AMLO: Bienes confiscados al crimen irán directo a los municipios

Al parecer, López-Gatell está cada vez más cercado. Este martes, Carlos Loret de Mola publicó en su columna de El Universal: “no hay quien en el gabinete de López Obrador hable bien del doctor Hugo López-Gatell, el ridiculizado zar para la pandemia.

Dice Loret: “A la sorda, se queja de él hasta su jefe directo y maestro, el secretario de Salud, Jorge Alcocer. Lo detestan en la vocería de Jesús Ramírez porque no hace caso a las recomendaciones de comunicación. No lo toleran en la cancillería de Marcelo Ebrard, porque ha sido incapaz de organizar un plan ambicioso de vacunación; y México tiene 20 millones de dosis en la bodega porque López-Gatell sencillamente no puede ponerlas a un mejor ritmo”.

Todo mundo está harto de López-Gatell

Quizá sea cuestión de tiempo para que el presidente López Obrador se deshaga de este fusible quemado, a quien la dirigencia de Morena considera un pasivo que les hace daño.

 JC