México. Juan José Aguilar Talavera era el nombre del piloto de la aeronave que se desplomó en Coahuila hace unos días, causando la muerte de 13 personas; su historial es por demás interesante.

Aguilar Talavera era piloto con formación militar. Fue capturado en 2006 por pertenecer a una célula de narcopilótos perteneciente al cártel de Sinaloa; como parte de ésta célula participó en la logística para introducir un embarque de 5.5 toneladas de cocaína en un avión DC-9 que fue decomisado en Ciudad del Cármen, Campeche.

Éste caso fue clave para destapar una red de tráfico de cocaína desde África y Sudamérica hasta México, el caso tuvo mucha resonancia en el sexenio de Vicente Fox; incluso se dictó sentencia al piloto.

Juan José fue detenido junto con su hermano el 17 de abril de 2006 en el aeropuerto de Tijuana acusados de traslado de documentos, lavado de dinero y trasiego de drogas. Entre las personas registradas en los pasajeros se encontraba Diana Lorena Toro Díaz, boletinada como operadora financiera del cártel de Sinaloa por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos; también se encontraba en la lista de pasajeros Alejandro Flores Cacho, propietario de distintas aerolíneas usadas para el traslado de droga; además de cinco colombianos cuya identidad es desconocida. Todos ellos fueron detenidos y recibieron orden de formal prisión tres meses después de su arresto en el aeropuerto de Tijuana.

Cinco años más tarde, el piloto se encontraba de nuevo en vuelo. Fue convocado para participar en una operación para extraer de Libia a Saadi Gaddafi, hijo del ex líder libio Muamar Gaddafi, y trasladarlo a México para refugiarse en Nayarit. Sin embargo el piloto se negó a participar en la operación. Por este caso, Talavera compareció ante la Subprocuraduría de Investigación Especializad en Delincuencia Organizada, pero no se levantaron cargos contra él porque no se concretó la mencionada operación.

Los antecedentes del piloto, no son los únicos signos irregulares en el caso del avionazo de Coahuila; la aerolínea a la que pertenecía la aeronave, TVPX Aircraft Solutions, es sólo un ´cascarón legal´ para prestar servicios a extranjeros que desean poseer aeronaves en Estados Unidos. Todo parece indicar que los dueños de la avioneta accidentada son originarios del Estado de México, pero se blindaron firmando contratos de confidencialidad con la empresa estadounidense.

VR