México. Tan pronto como sea posible, personal del vicepresidente de los Estados Unidos Mike Pence, estudia la manera de “forzar” una votación para la aprobación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), para el mes de julio.

Los funcionarios, desesperados por la lentitud de los demócratas piden cambios y ofrecen soluciones para el acuerdo comercial.

-Publicidad-

El martes próximo, será el primer día para que el presidente Donald Trump pueda enviar la legislación de implementación del T-MEC al Congreso y los legisladores comienzan a tomar el control a partir de allí.

Dado que la guerra comercial entre China y Estados Unidos está en “piloto automático”, la Casa Blanca se enfocó nuevamente en lograr que el tratado comercial sea aprobado por una Cámara dirigida por los demócratas, sin embargo, no todos en el Gobierno de Trump se ponen de acuerdo en qué tanto presionar.

Por su parte, algunos funcionarios como el representante comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, no sienten urgencia por tener la votación a través del Congreso, aunque su paciencia requerirá de evidencia sobre el serio compromiso de los demócratas.

En el Congreso, funcionarios advierten que enviar a la legislación el voto, antes de que la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi lo apruebe, provocaría más retrasos, ya que ella quiere hacer cambios menores antes de que sea firmado por sus homólogos, sin embargo, muchos obstáculos pueden provocar que Trump retire a Estados Unidos del actual Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Como parte del acuerdo, Estados Unidos negoció más de mil 200 millones de dólares en bienes con sus vecinos en 2018.

En junio, México ratificó el T-MEC, mientras que el primer ministro Justin Trudeau dijo que el proceso de aprobación de Canadá está alineado con el de Washington. Así, el calendario político de EU tiene el potencial de dictar los próximos pasos

MEVS

Te puede interesar:  Top 3: Trump “mangoneando” a la 4T