México. Lo que ocurre en la Universidad de las Américas (UDLAP) no es un simple conflicto entre particulares. Se trata de un intento del gobernador de Puebla, Miguel Barbosa; por quedarse con el control de la institución.

Más que tomar partido por uno de los dos bandos del Patronato que se disputan los derechos sobre esa casa de estudios; Barbosa es parte interesada en el conflicto, y así lo demuestra al ordenar la ocupación de las instalaciones con policías estatales armados.

Barbosa y la expropiación de instalaciones educativas

-Publicidad-

El año pasado, Barbosa impulsó en el Congreso local la aprobación de una nueva Ley de Educación para el Estado de Puebla; que implica la posibilidad de expropiar todas las instalaciones de educación privadas en la entidad.

El artículo 105 de esta ley dice: “Los muebles e inmuebles destinados a la educación impartida por las autoridades educativas estatal y municipales y por los particulares con autorización o con reconocimiento de validez oficial de estudios en el Estado de Puebla, así como los servicios e instalaciones necesarios para proporcionar educación, forman parte del Sistema Educativo Estatal”.

La redacción de este artículo permite muchas interpretaciones, como la de que, con base en esta disposición; el gobierno de Puebla podrá disponer de los bienes muebles e inmuebles de las instituciones privadas cuando lo considere conveniente.

Si el conflicto en la Universidad de las Américas escala, el gobernador podrá hacer uso de esta ley para que su administración tome el control de la institución; con el pretexto de que se intenta proteger los bienes muebles e inmuebles que “forman parte del Sistema Educativo Estatal”.

Te puede interesar:  ¡Ahora resulta! AMLO no meterá las manos en pleito de Monreal y Polevnsky

Barbosa ya tenía en mente apoderarse de la UDLAP desde hace tiempo. Una de las razones es que esa institución está manejada por un grupo cercano a Enrique Cárdenas; con quien Barbosa tuvo una agria disputa en el 2019 por la candidatura de Morena al gobierno estatal.

Pero también hay otros motivos. En torno a la administración de esa institución privada hay una serie de intereses políticos; y sobre todo económicos que involucran a varios personajes, entre ellos a algunos ligados a la llamada “Cuarta Transformación”.

JC