México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador busca, a como dé lugar, hace cambios en el Instituto Nacional Electoral (INE) y es que ahora busca un Plan B a su reforma.

Entre los cambios que busca implementar están reducir los salarios de los consejeros, quienes ganan más que el mandatario federal, eliminar los fideicomisos y destituir a su secretario ejecutivo, Edmundo Jacobo Molina.

-Publicidad-

La propuesta del titular del Ejecutivo, entregada hoy por el secretario de Gobernación, a la Cámara de Diputados establece que las remuneraciones que reciban los consejeros electorales no podrán ser mayores a las que reciba el jefe de Estado.

Además, establecen medidas para “proteger los recursos públicos relacionados con el proceso electoral”, se obligará al INE a liquidar y reintegrar en el erario los recursos provenientes de dos fideicomisos constituidos para retener recursos públicos y destinarlos a las personas funcionarias del instituto.

En los transitorios se establece que dadas las modificaciones de las facultades de la Secretaría Ejecutiva del INE, la persona titular de dicho cargo cesará en sus funciones a partir de la publicación de estas reformas.

De esta forma, se destituiría a Edmundo Jacobo Molina, quien lleva en ese cargo 14 años y es una de las personas más cercanas al consejero presidente del órgano electoral, Lorenzo Córdova.

En la iniciativa se trata de justificar la eliminación de los fideicomisos y el ajuste a los salarios de los consejeros, pues señala que el INE fue creado para fungir como árbitro en las contiendas electorales, pero terminó siendo controlado por los partidos políticos.