México.- Debido al aumento en la tasa de referencia del Banco de México a 8.50% como medida para contener la inflación, algunos créditos se volverán más caros.

Los créditos nuevos, tarjetas de crédito y financiamiento a empresas son los que más resienten esta medida.

-Publicidad-

Por ello, se debe ser muy cuidadoso y revisar los términos y condiciones de su uso, principalmente revisar si el crédito está a tasa fija o variable, ya que en este último caso,  es factible que se empiece a pagar más por intereses.

Al respecto, el analista financiero y ex presidente de la Condusef, Mario Di Costanzo, explicó lo que sucederá tanto para las empresas como para las familias.

“La tasa de interés es el precio del dinero, lo que va a suceder es que muchas empresas van a ver cómo se encarece el crédito. Muchas familias si en este momento utilizan su tarjeta de crédito, en general el crédito al consumo, va a tardar en aumentar, unos dos meses, pero se va a seguir presentando este fenómeno que hemos visto a lo largo del año de que el dinero es más costoso”, precisó.

De esta forma, si se tenía contratado un crédito a tasa fija, tal es el caso del automotriz, vivienda, o nómina, estos créditos no tendrán ningún efecto ante el aumento en la tasa del Banco de México.

“Si es un crédito a tasa fija estás prácticamente en una buena situación, la cantidad de interés que tú pagas por esta deuda o préstamo no se va a mover, pero si tienes una tarjeta de crédito es importante que comiences a tener medidas responsables, es decir, su uso correcto, pagar más del mínimo y hacer compras a meses sin intereses o sólo comprar lo que necesites”, indicó el especialista de Beamonte Investments, Luis Felipe Treviño.