El atentado contra el jefe de la policía de la capital del país –Omar García Harfuch–, era un secreto a voces entre la corporación policiaca.

¿Por qué?

Porque en el gobierno capitalino muchos sabían que policías y jefes policiacos están en la nómina de los cárteles que operan en la CDMX.

Pero también era un atentado previsible, luego del irresponsable empoderamiento de los cárteles criminales que, desde el gobierno federal, han estimulado desde el presidente López Obrador, pasando por la Secretaría de Seguridad y fuerzas castrenses como Sedena y Semar

Y es que, le guste o no al presidente Obrador, en la Ciudad de México, igual que en todo el país, hoy los gobiernos de Morena cosechan la violencia que sembraron en casi 19 meses de una gestión fallida e irresponsable.

En esos 19 meses el gobierno federal y los gobiernos de Morena sembraron el empoderamiento de distintos grupos criminales y, curiosamente, hoy cosechan atentados contra los jefes policiacos.

En esos meses sembraron “apapacho” a las bandas del crimen, a las que dejan hacer y deshacer y, hoy, la cosecha es el gobierno más violento y con mayor número de crímenes, 60 mil en esos 19 meses, el mayor de la historia.

Sembraron impunidad ordenada por el propio presidente, como la ilegal liberación de “El Chapito”, y hoy cosechan balazos contra los jefes policiacos honestos –nadie duda de la eficacia y la honestidad de Omar García Harfutch–, a los que el crimen quieren fuera de los negocios ilegales.

Sembraron groseras imposturas como “apapachos” y “chanclazos de las abuelas” a los criminales y, hoy cosechan infiltración de cuerpos policiacos, los mismos que habrían entregado información a los criminales sobre el itinerario y la trayectoria del convoy oficial, donde viajaba el jefe policiaco.

Sembraron tolerancia extrema, hasta llegar a la falta de respeto a policías y militares –a quienes los criminales golpean y desarmaron–, y la cosecha es un clima de terror en la lujosa zona de Lomas de Chapultepec, en donde nadie respeta a los policías y menos a las fuerzas del orden.

Sembraron total impunidad oficial hacia las bandas criminales y hoy cosechan el alarmante clima de ingobernabilidad e inseguridad en la capital.

Y decimos que era un atentado anunciado, porque para nadie es un secreto que los cárteles Jalisco Nueva Generación y Anti-Unión –en alianza–, tienen en su nómina a policías y jefes policiacos del gobierno capitalino.

Y no sería extraño descubrir, luego de la obligada investigación del ataque, que detrás del atentado contra Omar García Harfuch pudiera aparecer la información salida del primer circulo de la policía de la CDMX.

Y es que la capital del país es hoy una de las ciudades mas inseguras y más violentas del país, al grado de que, según la jefa de gobierno capitalino, se convertirá en una ciudad militarizada.

Sí, la ciudad de México será el centro de la militarización de la vida nacional; una estrategia que repudiaban con todo rigor muchos de los simpatizantes del entonces candidato AMLO y que, curiosamente, hoy callan.

¿Quién le va a recordar al presidente Obrador que su gobierno es el peor, el más violento y el de la mayor inseguridad?

   ¿Quién le recordará que prometió no solo acabar con la violencia sino terminar con la militarización?

Y es que, por si lo han olvidado, desde hace casi 50 años –desde el 19 de abril de 197, cuando el grupo guerrillero ACNR, de Genaro Vázquez atacó a Renato Vega luego de un asalto bancario–, no era atacado un jefe de la policía de la capital.

Hoy, a las 6:38 de la mañana del 26 de junio del 2020, fue emboscado Omar García Harfuch, jefe de la policía del gobierno de Claudia Sheimbaun.

El “atentado” habría sido perpetrado por sicarios de la alianza criminal de los cárteles Jalisco Nueva Generación (CJNG) y el Cartel Anti-Unión (CAU) y se produjo en Paseo de la Reforma y Prado Norte, en donde una camioneta robada fue utilizada para bloquear el vehículo blindado del jefe policiaco, quien junto con su escolta fue atacado con granadas de fragmentación y Fusiles Barret.

En el atentado perdieron la vida dos policías y una transeúnte alcanzada por el fuego cruzado. La jefe de gobierno dijo que 12 hombres fueron detenidos en las inmediaciones del atentado y son investigados.

Fuentes policiacas revelaron que se habría tratado de un comando de sicarios de los cárteles que disputan el territorio de la venta de metanfetaminas en la zona de Lomas de Chapultepec, al Cartel de Tepito.

Se los dije, Obrador era y sigue siendo un peligro para todos.