Para el presidente Andrés Manuel López Obrador, mientras menos se hable de los errores que está cometiendo, mejor, pues prefiere que los medios no se centren en temas que le puedan afectar a su popularidad, la cual, indiscutiblemente, está bajando.

Por ejemplo, este jueves, durante su conferencia matutina, López Obrador atacó a la prensa por cómo manejaron la información de lo acontecido el pasado 17 de octubre en Culiacán, Sinaloa, donde se detuvo y, posteriormente, se liberó a Ovidio Guzmán, hijo del ex narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán, en lo que resultó un operativo fallido por parte de las autoridades y el gobierno federal.  

Por lo anterior, el oriundo de Macuspana citó una frase del político Gustavo A. Madero, señalando que los medios critican las acciones del gobierno porque ahora cuentan con libertad de expresión.

“¿Saben qué llegó a decir Gustavo Madero? Dice: ‘Le muerden la mano a quien les quitó el bozal’” manifestó. 

Pues tal parece ser que el método empleado por el tabasqueño rindió frutos, puesto que la mayoría de las críticas de la prensa se centraron, precisamente, en los ataques que sufrieron los periodistas en la mañanera.

Son esto, se dejó de lado el tema importante, el operativo fallido en Culiacán, Sinaloa, la falta de coordinación por parte de las autoridades y el gobierno, así como la poca –casi nula— información que se estaba manejando.

No obstante, hay que recordar que López Obrador ya había utilizado las peleas con la prensa para distraer los verdaderos temas importantes, tal y como sucedió cuando se enfrascó en una discusión con el periodista Jorge Ramos en una de sus conferencias mañaneras.

Te puede interesar: Jorge Ramos enfrenta a AMLO en la mañanera

Te puede interesar:  Se prevé un nuevo retraso en reabastecimiento de combustible en CDMX

En ese entonces, Ramos cuestionó que las cifras de homicidios en México que manejaba el gobierno federal no coincidían con las que tenían los medios; sin embargo, los medios tomaron más en cuenta la pelea con el comunicador, que el tema de los miles de muertos a causa de la violencia e inseguridad del país.

Con estos casos, podemos constatar que AMLO ataca a la prensa para que los medios no se centren en los temas que de verdad importan, y vaya que le está resultado.