México.-  Este primer mes y medio de su gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha cumplido, diariamente, con uno de sus compromisos: ofrecer conferencias a las 07:00  horas en Palacio Nacional, tras reunirse con su Gabinete.

Lo mismo que hizo durante su jefatura de gobierno en el entonces Distrito Federal, bajo el mismo argumento: “Las conferencias de prensa cada mañana, de lunes a viernes, son garantía de transparencia, rendición de cuentas y derecho a la información”.

-Publicidad-

Pero…

¿Porqué se presenta casi todo su Gabinete si no responden a las preguntas que como sociedad, queremos conocer?

En primer lugar, cabe señalar que el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, no asistió a la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador del día 12 de enero, como se había anunciado, pues se suponía que el titular de dicha dependencia federal había confirmado su asistencia para explicar el proceso de recompra de los bonos para financiar el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM).

A última hora el funcionario dejó plantados a los reporteros de la fuente hacendaria que asistieron con el fin de conocer más detalles de la operación de recompra de bonos por mil 800 millones de dólares, transacción en la que el gobierno flexibilizó su posición ante las inconformidades de un grupo de inversionistas que posee poco más del 50 por ciento del total de 6 mil millones de dólares.

Esto volvió a pasar este martes 15 de enero, cuando el secretario de Hacienda y Crédito Público, junto con Rocío Nahle, titular de la Secretaría de Energía; y Octavio Romero, Director de Pemex, debían acudir a la Cámara de Diputados para explicar el desabasto de combustibles en el centro del país.

Te puede interesar:  AMLO no sabe si se dice “gasolinera” o “gasolinería”

Sin embargo, se informó la suspensión y aplazamiento de la reunión entre los funcionarios federales y diputados.

Por su parte, Jesús Ramírez, vocero de la Presidencia, justificó que los titulares de Energía (Sener) y Petróleos Mexicanos (Pemex) , diciendo que pospusieron su comparecencia ante diputados pues trabajan 24 horas contra el robo de combustible.

Te recomendamos leer:

Nahle y Romero; desdén e indiferencia a Congreso y a la sociedad

¿ A qué le tienen miedo?

No obstante hay quienes durante en plena conferencia, optan por dormirse.

Por otra parte, es peor que su equipo esté presente y no sea suficientemente eficiente en cuanto a las demandas de su cargo, por ejemplo:

El caso de los usuarios de redes sociales mantienen las críticas hacia la secretaría de Energía, Rocío Nahle “hacer quedar mal al presidente”  en su conferencia de prensa cuando le pregunta por los datos de la importación de gasolina y ella respondió:

“no los traigo a la mano.”

No obstante, de acuerdo con el estudio de las primeras 12 conferencias de matutinas del presidente López Obrador (del 3 al 18 de diciembre) duraron entre 53 y 73 minutos. Y de las 22 preguntas que en promedio se le hacen cada mañana, el primer mandatario evade seis y responde alrededor de 15 sin dar pie a que algún funcionario de su Gabinete las responda.

Por lo que cabe destacar que el porcentaje de respuesta (71 por ciento) es relativamente bajo si se piensa que las conferencias de prensa son un evento planeado con anterioridad por quienes las convocan y en donde se busca informar detalladamente sobre diferentes temas.

MR