El pasado 14 de agosto, el presidente Andrés Manuel López Obrador, envió una propuesta a la Cámara de Diputados para reformar el artículo 28 de la Constitución  y con ello prohibir la condonación de impuestos. 

“En los Estados Unidos Mexicanos quedan prohibidos los monopolios, las prácticas monopólicas, los estancos, las condonaciones de impuestos y las exenciones de impuestos en los términos y condiciones que fijan las leyes, así como las prohibiciones a título de protección a la industria”, se indica en el documento.

Pero como era de esperarse, AMLO siempre lleva agua para su molino tabasqueño, ya que hace unos meses “perdonó” de la deuda histórica que tenían con CFE desde hace casi 24 años, la cual ascendía a una cantidad de 11 millones de pesos y no conforme con eso, le otorgaron a dicho estado la tarifa más baja del país. 

A decir del presidente de la República, en los últimos sexenios se ha distorsionado el fin de otorgar al contribuyente tal beneficio hasta llegar al punto de otorgar condonaciones generalizadas, prácticamente de “forma lisa y llana, sin que exista un enfoque de política fiscal”.

Esa práctica, señaló López Obrador ha generado quebranto en los ingresos financieros del Estado, además de un desequilibrio en la carga fiscal que recae en el conjunto de la sociedad en detrimento de los contribuyentes cumplidos.

Desde su perspectiva con la iniciativa que presentó se detendrá la “nociva práctica de otorgar de forma discrecional y periódica y, de manera generalizada y masiva la condonación de contribuciones a deudores fiscales”. ¿Entonces lo de Tabasco que fue?

Te puede interesar:  Esteban Moctezuma, titular de la SEP, celebra aprobación de la reforma educativa

Licitaciones simuladas

En junio pasado causó gran revuelo que Industrias Unidas S.A. de C.V. (IUSA), recibió del gobierno una licitación para medidores eléctricos de baja tensión por 646.9 millones de pesos. 

Esto quiere decir que cerca del 49% del total de licitación fue entregada a esta empresa de la cual es director Raúl Salinas, hermano del expresdiente Carlos Salinas de Gortari. 

Desde 2017 IUSA es indagada por la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) por presuntas prácticas monopólicas, ya que también en 2018 se llevó la mayor parte de la licitación del gobierno de Enrique Peña Nieto para medidores.

Por su parte, el colectivo de  Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) señaló en una investigación que tanto IUSA como Conymed- empresa de Andrés Tort Rivera, cuñado de Carlos Peralta Quintero, el dueño de IUSA-  han simulado competencia para beneficiarse de las licitaciones del gobierno, pues han concentrado cerca del 87% de las adjudicaciones para proveer de medidores al gobierno federal. 

La gran duda es ¿con este tipo de medidas se garantizará la libre competencia y el fin de los monopolios?