El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador tendrá que tomar para 2023 una de las decisiones más difíciles de la administración.

Y es que el mandatario tabasqueño tiene en sus manos la posición con la que será visto en la historia de México. 

Slim y Salinas de Gortari

-Publicidad-

Se trata de la renovación o cancelación de la concesión telefónica que le fue otorgada a Teléfonos de México (Telmex), empresa del magnate Carlos Slim, en 1990 durante el gobierno del presidente Carlos Salinas de Gortari.

Dicha concesión dio paso para que el fundador de Grupo Carso se enriqueciera de manera desmedida y se convirtiera, en su momento, en el hombre más rico del mundo.

El hecho de que Salinas de Gortari le entregara por 36 años la concesión de Telmex, causó que el tabasqueño se uniera a Cuauhtémoc Cárdenas, quien consideraba la acción como «traición a la patria».

En estos años, Slim pasó a convertirse también en el rey de las telecomunicaciones con presencia en una treintena de países, entre ellos Estados Unidos, América Latina y Europa.

Con el objetivo de no perder ese poder, durante el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, el equipo de abogados del magnate Carlos Slim maniobró para anticiparse a la ampliación de la concesión, incluso obtuvo el visto bueno del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), pero dejaron una cláusula para que la decisión fuera tomada por el próximo gobierno.

AMLO y Slim

Ahora, el destino alcanzó al presidente López Obrador, quien tendrá que definir en marzo de 2023 si renueva o cancela dicha concesión, misma que vence en 2026 y que podría ampliarse hasta 2056, si el tabasqueño accede.

En caso de que López Obrador decida cancelar la concesión a Telmex, emularía lo que en su momento asumió el presidente Lázaro Cárdenas con la expropiación petrolera.

Pero, si llega a renovarla, el tabasqueño sería considerado un lacayo ante lo que algún momento llegó a definir como la “mafia del poder”.

En Grupo Carso creen que el presidente López Obrador accederá a la renovación de la concesión, aunque todavía falta tiempo para definir si eso pasará.

Te puede interesar:  Lo que AMLO no quiso decir en su “informe de gobierno”