El presidente Andrés Manuel  López Obrador insiste en su campaña de golpeteo para empujar la “renovación total” del INE y del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, pero no hace nada por renovar a los órganos directivos de su partido.

El Comité Ejecutivo Nacional de Morena (CEN) debió haber sido renovado desde hace por lo menos tres años, pero las carteras más importantes siguen ocupadas por los mismos personajes prácticamente desde el 2014, cuando el partido obtuvo su registro.

-Publicidad-

A regañadientes, Morena renovó la Presidencia y la Secretaría General a finales del año pasado y eso solo porque se lo ordenó el TEPJF.

Y apenas hace unos días se renovaron carteras de escasa importancia, como las de Combate a la Corrupción, Fortalecimiento de Ideales y Valores Morales, Espirituales y Cívicos; Jóvenes, Estudios y Proyectos de Nación, e Indígenas y Campesinos.

Aún faltan por ser renovados 19 carteras dentro del CEN de Morena, a lo que se suma cinco dirigencias estatales cuya renovación se ha estado aplazando sin justificación.

El mismo Consejo Nacional

Otro órgano de gobierno importante que tampoco ha sido renovado es el Consejo Nacional, el cual data también del 2014, cuando Morena obtuvo su registro.

Este órgano deliberativo solo ha tenido dos presidentes: Andrés Manuel López Obrador, quien duró solo algunos meses en ese cargo y Bertha Luján, quien permanece ahí desde el 2015.

De acuerdo con los Estatutos de Morena, el Consejo Nacional debe ser renovado cada tres años, tarea que le corresponde al Congreso Nacional de Morena, otro órgano que está tan paralizado y anquilosado como los demás.

Si el presidente López Obrador siente aires de renovación, debería empezar por su propia casa. Pero prefiere tener congelados a los órganos directivos de Morena, para manipularlos más fácilmente. Con eso, el primer mandatario confirma que la democracia no es lo suyo.

JC