México. Durante su gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) se ha dedicado a utilizar todo el aparato del Estado para perseguir a sus adversarios políticos; pero al mismo tiempo se ha olvidado de atacar a los narcos, quienes gozan de total impunidad.

El 17 de octubre del 2019 decidió dejar en libertad a Ovidio Guzmán, hijo de El Chapo Guzmán, mientras que a Nemesio Oseguera, El Mencho, le permite operar tranquilamente en varias regiones del país.

AMLO persigue a políticos

-Publicidad-

En cambio, López Obrador se ha ensañado con sus adversarios políticos, como lo demuestra el siguiente recuento.

1.- Ricardo Anaya. Fue uno de sus contrincantes en la elección presidencial del 2018. Ahora la Fiscalía General de la República lo acusa de delincuencia organizada y lavado de dinero. Ya fue citado para el próximo jueves a una audiencia que tendrá lugar en el Reclusorio Norte.

2.- Rosario Robles. Formó parte del gabinete del presidente Enrique Peña Nieto como titular de Sedesol y de Sedatu.  Lleva dos años presa en el penal de Santa Martha a pesar de que está acusada de un delito menor –uso indebido del servicio público— que no amerita prisión preventiva.

3.- Francisco García Cabeza de Vaca. El gobernador panista de Tamaulipas está acusado por la FGR de delincuencia organizada y lavado de dinero. El pasado 30 de abril fue desaforado por la Cámara de Diputados pero la resolución no fue ratificada por el Congreso de Tamaulipas. Su situación jurídica aún no está definida.

4.- Ildefonso Guajardo. El pasado 9 de julio el ex secretario de Economía durante el sexenio de Peña Nieto fue vinculado a proceso por el delito de enriquecimiento ilícito, con base en una acusación que le hizo la FGR. Sigue su proceso en libertad.

Te puede interesar:  Ante dichos entre Hacienda y bancos por créditos, AMLO dice que no se trata de culpar a nadie

López contra panistas y gobernadores

5.- Jorge Luis Lavalle. El ex senador del PAN está preso en el Reclusorio Norte desde el pasado 9 de abril, a pesar de que los delitos de que la FGR lo acusa –asociación delictuosa, cohecho y lavado de dinero— no ameritan prisión preventiva oficiosa.

6.- Adrián de la Garza. Cuando era el puntero en la elección de gobernador de Nuevo León, el candidato de la alianza PRI-PRD fue acusado por la FGR de cometer el delito de lavado de dinero. Casualmente, cuando disminuyó su intención de voto y se sabía que no era el que iba a ganar, lo dejó en paz.

7.- Luis Ernesto Derbez. Quien fuera secretario de Relaciones Exteriores durante el sexenio del presidente Vicente Fox tiene una orden de aprehensión en su contra por supuestos delitos relacionados con el conflicto de la Universidad de las Américas. Es claro el manoseo político y el conflicto de interés del titular de la FGR, Alejandro Gertz Manero, en dicho conflicto.

JC