El presidente Andrés Manuel López Obrador descartó descuentos al sueldo de los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) que falten a clases por los bloqueos en San Lázaro.

En conferencia de prensa matutina, López Obrador dijo que su gobierno está buscando cancelar la Reforma Educativa y que se pueda dar un entendimiento con los maestros. Lo anterior pese a que este viernes más de 40 mil disidentes magisteriales provocarán estragos en la capital del país y en la Cámara de Diputados.

-Publicidad-

El mandatario expresó que es bueno que haya manifestaciones y huelgas porque cuando desaparezcan significará que ha “muerto el sistema político” y ya no hay democracia.

Sin embargo, hay que recordar que AMLO ha dado vía libre a la CNTE para que ésta actúe prácticamente como siempre lo ha hecho: a través del caos, violencia y desacato a la ley, dejando a cientos de miles de niños sin clases, lo cual no es poca cosa.

¿Dónde quedó la verdadera preocupación por la educación?

Es bien sabido que López Obrador caminó por varios años junto a la Coordinadora. Durante campaña el entonces candidato de Morena les prometió «la luna y las estrellas» acompañadas de la abrogación de la Reforma Educativa, la cual somete a los profesores a la evaluación, capacitación y conclusión de plazas heredadas. Pero la CNTE quiere seguir el camino fácil, continuar viviendo a través de las marchas y provocaciones para mantener poder.

Por ello, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha sido permisivo con la CNTE, pues es consciente que fue parte del monstruo de lo que es actualmente la Coordinadora. Se mantiene con sigilo y se maneja con paso precavido.

Dio ventaja total en enero ante el bloqueo de vías férreas en Michoacán que causó pérdidas millonarias a la industria automotriz –en su mayoría– y fue un aliciente para que el desabasto de combustible se mantuviera por más tiempo.

AMLO ha dicho y continúa diciendo que no usará la autoridad en contra de la CNTE, pues temeroso ante cómo lo percibe en la ciudadanía y continúa campaña rumbo al 2021, prefiere que los maestros continúen causando estragos en México.

Cría cuervos y te sacarán los ojos, reza el dicho

En esta ocasión, del otro lado de la ecuación, tenemos a un presidente muy poderoso, con grandes mayorías en el Congreso, con una popularidad enorme y que se distingue por ser un eficaz estratega político.

Ahora, la CNTE desafía a un político que estuvo dispuesto a cancelar la principal obra de infraestructura de la historia de este país, el aeropuerto en Texcoco, generando cien mil millones de pesos de pérdida, para enviar un mensaje de poder: que él manda. Pero, en esta ocasión no queda claro que López Obrador sea quien ostente el poder de un primer mandatario y se rija por la ley.

Cabe mencionar que, este miércoles la Sección 22 de la CNTE exigió a López Obrador encarcelar al exgobernador de Oaxaca y aspirante a la presidencia Nacional del PRI, Ulises Ruiz.

En conferencia, Eloy López Hernández, secretario General de la Sección 22 dio a conocer que una de sus principales demandas que tienen puestas en la mesa de negociación, está la exigencia de encarcelar al “asesino” Ruiz Ortiz. Habrá que poner el tema en las negociaciones y no perderlo de vista, pues es uno de los que desde años va por la dirigencia del tricolor, «partido rival» y contrapeso del gobierno federal actual.

Parece que eventualmente, AMLO cederá a las demandas de los maestros de la CNTE y modificará su propuesta de Reforma Educativa.

MO

Te puede interesar:  Gobierno mantiene control de plazas y rectoría de la educación, asegura Moctezuma