México.-El presidente Andrés Manuel López Obrador tiene varias crisis de gobierno en su administración, quizás una de las más fuertes es la del desabasto de medicamentos que hay en el país. Sin embargo, en lugar de ayudar a los enfermos de cáncer, prefiere seguir haciendo obras en el Triángulo Dorado, la tierra de El Chapo de Sinaloa.

La semana pasada el mandatario visitó la zona del Triángulo Dorado, la tierra que vió nacer a Joaquín Guzmán Loera, alias “El Chapo” Guzmán, uno de los narcotraficantes más poderosos. Ahí se comprometió a ayudar a las comunidades con la construcción de nuevas carreteras y con la implementación del programa sembrando vida.

Mientras tanto, en la Ciudad de México y en las afueras de Palacio Nacional, así como de la SecretarÍa de Salud de la CDMX, cientos de personas se han manifestado por el desabasto medicamentos para los niños con cáncer, para personas con VIH y para mujeres con cáncer de mama.

Además, esta relación del presidente con la tierra de El Chapo e incluso con su familia, es fuertemente criticada, debido a que en su momento ayudó a la mamá de el narcotraficante para conseguir visas humanitarias, y en todo momento les  brindó el apoyo cuando su hijo estaba en juicio en Estados Unidos.

Además, en Sinaloa, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, detuvo a Ovidio Guzmán hijo de “El Chapo” durante un operativo realizado por la Guardia Nacional. No obstante, tras varias horas de tiroteos optaron por mejor dejarlo libre, en lo que ya se conoce como el jueves negro.

Te puede interesar:  Del creador de la “mafia del poder”, llega la “mafia de la ciencia”