AL TIEMPO
Además de que López Obrador reacciona como el niño al que le quitan la mamadera –hace berrinche, patalea y despotrica–, tiene tres poderosas razones para revivir el montaje de Televisa, sobre la captura de la secuestradora Florance Cassez.
La primera razón es la venganza personal contra el periodista Carlos Loret, quien ha documentado la corrupción de la familia presidencial.

La segunda es que el presidente pretende ocultar el escandaloso fracaso de su gobierno, sobre todo en el manejo de la pandemia y en la vacunación, que ya son noticia mundial.
Y la tercera razón es que AMLO también quiere distraer la atención pública –de ciudadanos y potenciales electores–, del fraude de Estado que ya está en marcha.
Y es que López Obrador ya es mucho más que sólo el presidente de los mexicano.
¿Por qué?
Porque en los hechos, López es el jefe de campaña de su partido –de Morena–, y al mismo tiempo es el capitán del fraude de Estado que se diseñó desde Palacio Nacional y que está en marcha en todo el país.
Y frente a esos montajes, a las cortinas de humo tendidas desde Palacio y ante al fraude electoral en marcha, proponemos a los ciudadanos conocer y poner en práctica la “fábula del burro y el tigre”.
¿La conocen?
Aquí la pueden conocer.
El burro insistía, frente al tigre que: «la hierba es azul». El tigre respondió, ante lo evidente: «no, la hierba es verde». La discusión subió de tono y, por tanto, el burro y el tigre decidieron buscar el arbitraje del león, el rey de la selva.

Te puede interesar:  Piden a la SCT transparentar costos y beneficios del Tren Maya
-Publicidad-

Antes de llegar al claro donde el león vigilaba su reino, el burro se adelanó y llamó la atención del león: «su alteza, ¿no es cierto que la hierba es azul? El león respondió: «cierto, la hierba es azul».
Entonces el burro se envalentonó y continuó: «el tigre no está de acuerdo conmigo y me molesta. Por favor, castígalo». El rey concedió: «el tigre será enviado a prisión durante 6 años». El burro saltó alegremente y siguió su camino, rebuznando burlón: “¡sí, si, el tigre fue enviado a prisión por 6 años!”

Sorprendido, el tigre se volvió hacia el león y preguntó: «su Majestad, ¿por qué el castigo? Después de todo, la hierba es verde». El león accedió: «si, la hierba es verde». El tigre volvió a preguntar: «¿y por qué me enviaste a la cárcel?» Con un fuerte rugido el león respondió: «no tiene nada que ver si la hierba es azul o verde. El castigo se debe a que no me cabe en la cabeza que una criatura valiente e inteligente, como tú, discuta con un burro. Y más aún, que venga a molestar con esa pregunta».

Muchos mexicanos saben que su presidente es un burro… y no cabe en la cabeza de otros tantos, que ciudadanos tan inteligentes sigan discutiendo con un burro.
Se los dije.