México. Esta mañana durante conferencia de prensa, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró no tener ningún problema ante la petición del Instituto Nacional Electoral (INE) por no hacer uso de la imagen presidencial en los chalecos portados por los llamados Servidores de la Nación, debido a que ellos “no tienen nada que ver con Morena, ni con ningún partido”.

López Obrador acepta cambio de chalecos de Servidores de la Nación

-Publicidad-

Sin embargo, existen evidencias en las que se demuestra que la mayoría de funcionarios “Siervos de la Nación”, son miembros de Morena y que desde septiembre, antes de que López Obrador tomara posesión como presidente, ya habían estado involucrados en la contabilización de los beneficiarios de apoyos sociales; incluso, se les ha visto en mítines, abucheando a gobernadores de otros partidos.

En febrero pasado, el gobierno federal preparó un programa en el que más de 20 mil siervos de la nación, en su mayoría militantes de morena, se incorporaran como funcionarios públicos, siendo la Secretaría de Hacienda quien se encargara de analizar el presupuesto que se les asignaría, dentro de la nómina de la Secretaría de Bienestar.

Ante ello, el primer mandatario insistía en que se trataba de un ejercicio apartidista y voluntario, “sin intermediarios ni  moches de funcionarios”; sin embargo, para diciembre, el mismo coordinador del programa, Gabriel García reconoció que cada encuestador firmó un contrato en el que se le prometió un pago de tres mil 500 pesos por estos trabajos.

Además, el 8 de junio pasado, en Tijuana, un grupo de gobernadores y políticos de la oposición, fueron abucheados; la logística fue supuestamente organizada por los “siervos”

Fue a finales de julio que Claudia Reyes, diputada del PRD, exigió que se aclarara a quiénes servían realmente estos “siervos”, debido a que era “lamentable” que se destinara el uso de recursos públicos para favorecer electoralmente al partido en el poder (Morena).

Te puede interesar:  Congreso avaló ampliación de la gubernatura de Jaime Bonilla