Este martes 5 de febrero la Constitución de los Estados Unidos Mexicanos cumplió, nada más y nada menos, que 102 años de su promulgación y, en su momento, fue considerada las más “progresista del mundo”.

Sin embargo, para el presidente, Andrés Manuel López Obrador, la Carta Magna ya “está muy parchada”, por lo que no descarta convocar a un Congreso Constituyente para redactar una nueva, aunque dejó en claro las pocas probabilidades de que eso suceda en su sexenio.

Para los que han estudiado la actual problemática venezolana, ésta se tornó más complicada a raíz de que el mandatario Nicolás Maduro creó, en 2017, una Asamblea Constituyente, con la intención de desplazar al poder Legislativo legítimamente constituido (la Asamblea Nacional).

Por lo tanto no se deben tomar tan a la ligera las palabras del político tabasqueño. Para reformar la actual Constitución, por muy “parchada que éste”, es necesario un consenso para garantizar que beneficiará a todos los ciudadanos y no sólo a la persona que está en el poder.

Sin embargo, para el presidente, Andrés Manuel López Obrador, la Carta Magna ya “está muy parchada”, por lo que no descarta convocar a un Congreso Constituyente para redactar una nueva, aunque dejó en claro las pocas probabilidades de que eso suceda en su sexenio.

Porque la Asamblea Constituyente venezolana (que estuvo compuesta por un gran número de chavistas) claramente se formó con la intención de erradicar a la oposición de aquel país, pues los partidos opositores ni siquiera pudieron participar en la elección de sus 545 integrantes. Lo anterior, debido a que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) los había suspendido por “desacato”.

El único beneficiado con la redacción de la nueva Carta Magna fue Nicolás Maduro, algo que ya se tenía presupuestado, y gracias a eso le terminó de quitar poder a la Asamblea Nacional, dirigida en ese entonces por Julio Borges, y prácticamente aseguró su permanencia en el poder sin ningún contrapeso que lo incomodara.

La creación de una nueva Asamblea Constituyente en nuestro país, por primera vez en más de 100 años, parece ser una opción lejana, aunque no descartable, motivos puede haber, claro, pero insuficientes, porque de acuerdo con el ministro en retiro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, José Ramón Cossío, solo un artículo no se ha modificado desde su instauración, el 15 —y solo unos fragmentos—.