Durante su visita a México, Christine Lagarde, directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) destacó la importancia de resolver las tensiones comerciales del país con Estados Unidos y señaló la cumbre presidencial del G20 como el escenario idóneo para hacerlo.

Sin embargo, el presidente Andrés Manuel López Obrador confirmó el pasado martes que no asistirá a la reunión que se llevará a cabo a finales de este mes en Japón, desperdiciando una oportunidad para poder recuperar el liderazgo internacional de México.

Políticos y analistas criticaron la decisión del mandatario debido a que la cumbre es un espacio para discutir acerca de la economía y establecer acuerdos comerciales entre los países, sobre todo en el marco de las amenazas del gobierno de Donald Trump para imponer aranceles al país.

La semana pasada, Trump amenazó con imponer un arancel gradual del 5 por ciento a todas las importaciones de productos mexicanos que se comercializan en Estados Unidos si no se establecían medidas para controlar el flujo de inmigrantes ilegales.

Te puede interesar:  Trump se queja porque no le otorgan el Premio Nobel de la Paz

Juan Carlos Barrón, investigador adscrito al Área de Estudios Estratégicos del Centro de Investigaciones sobre América del Norte (CISAN), de la UNAM, declaró que la ausencia del presidente es un susceso inédito, ya que ningún mandatario mexicano había declinado su participación en este encuentro.

«Deja una sensación de desconcierto y hacia afuera no creo que nos cause ningún daño, pero si se pierde una oportunidad que en un momento como éste era particularmente importante«, declaró el especialista.

López Obrador, señaló que únicamente enviaría una carta a los participantes de la cumbre en la que expondrá el tema de la desigualdad en el mundo porque considera, es lo que origina el deterioro del medio ambiente y la migración.

En representación del gobierno mexicano asistirán a la reunión cumbre del G20 el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard y el secretario de Hacienda y Crédito Público, Carlos Urzúa.