Por si no había quedado clara su fobia hacia la ciencia y la investigación, el presidente Andrés Manuel López Obrador pretende castigar a la UNAM y a otras instituciones de educación superior con el virtual congelamiento de su presupuesto para el próximo año.

El proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2022 contempla un incremento de solo el 0.3 por ciento –o sea prácticamente nada–  para la UNAM, el Colegio de México, la Universidad Pedagógica y el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) del IPN, entre otras instituciones.

-Publicidad-

En cambio, para la Universidad del Ejército y Fuerza Aérea, el mismo proyecto e PEF 2022 contempla un incremento del 5.5 por ciento.

Traducido en números, el ínfimo incremento que tendrá la UNAM le generará 128 millones 212 mil 502 pesos adicionales para el próximo año, mientras que la Universidad del Ejército tendrá 114 millones 173 mil 679 millones más.

Como se puede observar, el presidente López Obrador decidió destinar casi la misma cantidad de dinero de incremento a la UNAM y a la Universidad del Ejército y Fuerza Aérea, cuando no hay punto de comparación ni en cobertura estudiantil ni en impacto social entre una y otra institución.

El incremento de solo el 0.3 le arrojará al IPN 54 millones 725 mil 694 pesos el próximo año, lo cual es menos de la mitad de los recursos adicionales que recibirá la Universidad del Ejército y Fuerza Aérea.

Con estas decisiones, el presidente López Obrador confirma su perfil populista y dictatorial, al negarle recursos a la ciencia y a la educación superior y fortalecer presupuestalmente a la institución educativa del Ejército, al cual ha convertido en uno de sus pilares de su gobierno.

Te puede interesar:  ¿Quién es Roberto Salcedo Aquino, el nuevo secretario de la Función Pública?

JC