Esta mañana, durante la conferencia habitual del presidente Andrés Manuel López Obrador en el Palacio Nacional, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, decretó que México ya se encuentra en Fase 3 por la pandemia de coronavirus.

No obstante, el anuncio sorprendió a todos, dado que la situación en el país por el Covid-19 no había cambiado mucho en comparación con anteriores semanas, salvo el incremento de casos y defunciones.

Incluso se llegó a pensar que el anuncio llegaría en los siguientes días, cuando se registrara el pico más alto de contagios y decesos.

Ante esto, especialistas empezaron a cuestionar dicha decisión, asegurando que el gobierno federal anunció el cambio de fase a raíz del desplome del precio de petróleo, que tuvo un día gris este lunes a nivel mundial.

Hay que recordar que, por primera vez en la historia, México registró números negativos, al quedar en -2.37 dólares por barril.

Te puede interesar: Por primera vez, México paga para que se lleven el petróleo

Para muchos, el decretar la Fase 3 por la pandemia de Covid-19 es una cortina de humo del gobierno federal para no cuestionar sus pésimas decisiones con respecto al petróleo.

Te puede interesar:  López-Gatell considera pertinente el retiro de médicos de la UNAM e IPN