Por lo que entiendo, la “Extinción de Dominio” tiene dos graves problemas que violan la constitución:

  1. La presunción de inocencia 
  2. El derecho a la propiedad privada

¿Acaso no vieron esto nuestros “representantes populares”?

Es evidente que vieron lo que se avecinaba, pero les valió, pues Andrés Manuel López Obrador está por encima de los principios y valores de los legisladores. Desde que este régimen mexicano está regido por el Foro de Sao Paulo, nos deja muy claro sus verdaderas intenciones, se vienen como en cascada las expropiaciones arbitrarias de las dictaduras socialistas. Esas acciones, definitivamente son de suma gravedad, ya que con la mano en la cintura despojan de propiedades a sus opositores. Inicia la cacería de brujas. Eso es muy peligroso para la propiedad privada.

Es importante subrayar que la incapacidad del gobierno y legisladores del partido que sea, también es corrupción, eh. Por eso hay que señalarlo constantemente, pues es evidente que están fraguando desmantelarnos y despojarnos de nuestros bienes, que con esfuerzo y mucho trabajo hemos obtenido para los nuestros.

Estas acciones totalitarias son definitivamente de un dictador, y empiezo a entender qué hay lógica detrás de su actitud, pues hay prisa en hacer “cosas” pero todas con un sesgo hacia su permanencia en el poder, como todo un tirano, y así pasará a la historia. 

Desde que tomó el poder, su frustración, resentimiento, encono y su propia ley, son los factores principales que violan nuestra constitución, para así ser absoluto y así acusar al Poder Judicial, de no apoyar “su causa con el pueblo bueno”.

El sábado se publicó la Ley Nacional de Extinción de Dominio, la cual no tiene la naturaleza jurídica concreta y contempla procedimientos penales, administrativos y civiles simultáneos.

Como acostumbra nuestro presidente, nos engañó, y sin ser considerado, ni en encuesta a mano alzada, o sea, no hubo necesidad de su tradicional trampita, se publicó la Ley Nacional de Extinción de Dominio el viernes por la tarde. Esa establece los mecanismos para que las autoridades lleven acabo la disposición, uso, enajenación y monetización de bienes que fueron objeto de actos delictivos.

Lo preocupante es que primero, pueden confiscar y después determinar judicialmente si es culpable o no. Como aquello de primero “fusilenlo y después averiguan”.

Imaginemos que nos quitan nuestra casa porque algunos de nuestros clientes, trabajadores o inquilinos resultaron ser delincuentes, y obviamente eso nosotros no lo sabíamos, pero con la mano en la cintura y violando nuestros derechos, nos despojan de nuestros bienes, incluso al grado de venderlos antes de demostrar nuestra inocencia. Pero nuestro flamante presidente con un cinismo aterrador y minimizando el hecho y clara violación a nuestra constitución, dijo  “que no pasaría nada, pues en ese caso se pagaría como si fuera una expropiación, con “valor a ojo de buen cubero” de un “perito” a modo.

Jurídicamente el tema se complica, pues la ley prevé que los beneficios económicos obtenidos de la disposición, uso, usufructo, enajenación y monetización de dichos bienes, serán utilizados exclusivamente por el gobierno federal a través del “gabinete social de la Presidencia de la República”, cuyo objeto será financiar programas sociales prioritarios. Ello es discrecional y arbitrario, toda vez que el Ejecutivo Federal decidirá de manera personal, a través del “gabinete” que se integra por el propio Presidente, los secretarios de Bienestar, Gobernación, Hacienda, Educación y Salud, los directores del IMSS e ISSSTE, el director general del Instituto de Administración de Bienes y Activos, el titular del DIF y el de la Comisión Nacional contra las Adicciones.

Recuerden que la forma es fondo, y es evidente qué hay mucho de fondo para que de repente, de la noche a la mañana, se publicara en el Diario Oficial de la Federación dicha ley. Aquí el asunto es si los mexicanos estamos conscientes de lo que esto significa? El hecho es que esto se aplicará a todos, hayan, o no votado por Andrés Manuel, y eso resulta muy preocupante. Creo que como ciudadanos no nos está cayendo el veinte, que pronto, muy pronto terminaremos peor que Venezuela, eh.

Quizá los que me leen, cosa que agradezco, dirán que dramatizo, pero sinceramente les digo que esto era muy evidente y fuera de fanatismo, se venía venir. La pregunta es, ¿no creen que ya es momento que dejemos de segmentarnos por clase, color de piel y demás? Recuerden que “Todos somos México” y a todos nos pega estas imposiciones que sin duda son arbitrarias y dignas de un dictadorzuelo  que se quiere perpetuar en el poder y que por décadas le ha funcionado darse baños de pueblo y dividirnos como sociedad. 

Andrés Manuel dividió y venció el pasado 1 de julio, ahora nos toca unirnos y cuidar lo que nos pertenece y que por años hemos trabajado. Porque si pensamos que solo a los ricos les expropiara, ojo, también a quien haya adquirido su casita de Infonavit, pero que su vecino lo acuse de delincuencia organizada, tampoco se escapará de que le quiten su pequeño patrimonio.

Por eso lo digo, lo suyo lo suyo es violar la ley, ¿y lo nuestro es ser unos agachones y permisivos con acciones de un tirano  que atentan contra nuestro patrimonio e integridad?

Después no nos quejemos, porque ya será demasiado tarde.

Daniela Acosta Borquez.