México. Las grabaciones de radio de comunicación que se mantuvo entre la torre de control del Aeropuerto Internacional de Puebla y el helicóptero en el que falleció la gobernadora Martha Érika Alonso y su esposo Rafael Moreno Valle, se reservarán hasta finales de este sexenio.

Esto fue anunciado por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), ya que consideró que su difusión “afectaría el interés público y la seguridad nacional”, además de que generaría molestia entre los países que colaboran en la investigación del caso.

Un mes después del accidente ocurrido en Puebla, y en respuesta a las solicitudes hechas por diversos medios de comunicación para acceder a los audios entre el piloto de la nave y la torre de control, la Dirección de Análisis de Accidentes e Incidentes Aéreos de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC), confirmó la existencia de una grabación del vuelo del helicóptero XA-BON, la cual está integrada en el expediente de la investigación.

A pesar de esta solicitud, se impuso una reserva de cinco años a su difusión, debido a razones de seguridad, interés público y la Ley de Aviación Civil, y advirtió que publicar estas grabaciones provocaría la “pérdida de confianza de los países participantes en una investigación afectando a futuras investigaciones”.

A diferencia de los casos en que perdieron la vida los secretarios de gobernación Juan Camilo Mouriño y Francisco Blake Mora, en los que aún con la colaboración de otros países en la investigación, semanas después sí se revelaron las grabaciones de las comunicaciones del piloto – torre.

Pero esta no es la primera vez que un gobierno decide omitir información de casos relevantes en México, pues durante el mandato de Enrique Peña Nieto se resguardaron expedientes que podrán ser revelados hasta el 2024.

Tales documentos no podrán ser abiertos hasta seis años o incluso una década después de que Peña Nieto salió de la presidencia, entre los cuales se encuentra el por qué el 2 de septiembre de 2014 el Zócalo capitalino se convirtió en un estacionamiento durante su segundo informe de gobierno.

Uno de los casos más polémicos durante el sexenio de EPN, fue el de el caso Odebrecht, en el cual se incluyen actos de soborno cometidos por la empresa a funcionarios del gobierno, principalmente hacia el exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin. A pesar de haber una orden de publicar la información sobre este caso, la Fiscalía General de la República rechazó oficialmente transparentar el caso.

También bajo reserva del gobierno priísta se encuentran los documentos de las compras de software por parte del Centro de Inteligencia y Seguridad Nacional, el ahora extinto CISEN, ya que este órgano reservó la información hasta 2027.

El gobierno de Peña Nieto también reservó más de 30 expedientes relacionados con el huachicol así como de tomas clandestinas, que podrán ser abiertos cinco años después de terminar su administración.

MEVS

Te puede interesar:  Por recursos insuficientes, diputados utilizarán fondos de estabilización presupuestal