Una de las promesas de campaña del entonces candidato López Obrador respecto a la pujante industria de la exhibición de cine en México fue “Dar continuidad a los fondos que apoyan a la producción cinematográfica –EFICINE, FOPROCINE y FIDECINE […] así como fortalecer al IMCINE”. (1)

A más de 100 días de iniciada la llamada “Cuarta Transformación”, la palabras se han ido al viento y en los hechos está sucediendo todo lo contrario: el IMCINE está en la ruina, al grado que ni página de internet tiene.

La nueva titular del IMCINE, María Novaro, está en los hechos desmantelando al instituto. Primero, comenzó corriendo gente: 66 empleados (de 104 en total) pertenecientes a áreas clave pero que cobraban por honorarios fueron corridos de sus puestos, aunque la señora Novaro dice que “renunciaron voluntariamente”.  Se trataba de personal que llevaba colaborando muchos años en la institución, que sabían como pocos de la industria cinematográfica nacional y que, sin más pretexto que “la austeridad” perdieron su trabajo.

María Novaro – Titular del IMCINE

Consecuencia del despido masivo es que este año se dejó de editar el Anuario Estadístico del Cine Mexicano, documento que anualmente entregaba el IMCINE y donde se analizaban los números que rodean a la industria de cine en México: desde qué cinta (mexicana y/o extranjera) se había visto más en nuestro país, la cantidad de salas a nivel nacional, el aumento de las audiencias, y muchos datos que servían para fortalecer la transparencia, la investigación y el diagnóstico de la exhibición de cine en México, siendo que somos el cuarto mercado más importante en el mundo respecto a venta de boletos.

Pero ese dato poco parece importar a la titular de IMCINE, quien además, no se pone de acuerdo en el monto con el que EFICINE, y FIDECINE apoyarán este año al cine nacional. En una entrevista, la funcionaria había señalado que FOPROCINE tendría 121 millones y FIDECINE, 145, además de los 10 millones de pesos para el área de cortometrajes y estímulo a creadores.

Pero, según una nota del diario El Economista, la cifra real es mucho menor: 70 millones de pesos para FOPROCINE y 80 millones para FIDECINE.

Fuente: CANACINE

Otro de los recortes, al parecer inminentes, era el de la plataforma digital Filminlatino, del cual la funcionaria había presumido tener “cifras que avalan la decisión de desaparecerlo”, pero luego de la presión en redes sociales de algunas luminarias del cine mexicano (Gael García, Chema Yazpik, Diego Luna, y hasta Guillermo del Toro) la funcionaria dio marcha atrás. No obstante, en los hechos el desmantelamiento va con todo: las cuatro personas encargadas de ésa área fueron también despedidas.

El desdén hacia el instituto es tal que ya ni siquiera tiene página de internet, amén de que la clásica fiesta del IMCINE, que el instituto organizaba en los festivales de cine de Guadalajara y Morelia, esta vez fue cancelada.

El actor Daniel Giménez Cacho, uno de los principales activistas en pro del apoyo a la cultura, lo dijo bien en un video -que se haría viral- donde opinaba sobre el compromiso de Andrés Manuel López Obrador respecto al cine y la cultura: “[No conoce] la cultura, ni va al teatro ni va al cine, no es una actividad de su vida ni la entiende”.


(1) Con información de El Economista y Cinepremiere