México. La consulta para definir el futuro de la planta termoeléctrica en Huexca, Morelos se llevará a cabo este fin de semana. Sin embargo, incluso antes de conocer los resultados, el presidente Andrés Manuel López Obrador ya firmó un convenio con la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para acompañar el proceso técnico y científico de su construcción.

Cabe recordar durante el periodo de transición, López Obrador utilizó supuestas consultas ciudadanas para legitimar decisiones previamente tomadas sobre proyectos como el Aeropuerto de Texcoco, el Tren Maya o sus programas sociales.

En cada una de esas consultas –donde se presentaron irregularidades como la duplicidad de votos y las casillas se ubicaron en lugares con alta presencia de simpatizantes morenistas– los resultados coincidieron con la voluntad de López Obrador.

Esta mañana, en las horas previas a la consulta de Huexca, AMLO utilizó su conferencia mañanera como plataforma para promocionar el proyecto.

El mandatario dijo que en la termoeléctrica hay invertidos 25 mil millones de pesos, que se perderían de cancelarse el proyecto. Además, indicó que en su opinión “conviene al interés general que se permita a la planta funcionar”.

Por otro lado, la directora general de la Comisión Nacional del Agua, Blanca Jiménez, aseguró que los expertos han avalado que el proyecto garantiza la cantidad y calidad del agua en la región.

Contrario a esta opinión, grupos opositores al proyecto afirman que la termoeléctrica causaría grandes daños ambientales.

La consulta se llevará a cabo en los 36 municipios de Morelos, 9 de Tlaxcala y 15 de Puebla. Sin embargo, si nos atenemos a los antecedentes, todo indica que la decisión está tomada, y que la termoeléctrica va porque así lo quiere López Obrador.

EUSM