En el nuevo hiperpresidencialismo las ordenes se acatan del mismo modo que se barren las escaleras: de arriba para abajo. Y no hay más cúspide de poder que quien despecha e instruye desde temprano en Palacio Nacional. De ahí que, al comenzar el segundo periodo ordinario de sesiones del Congreso de la Unión, la mayoría legislativa encabezada por Morena se apresta a cumplir los deseos del Presidente.

El pasado viernes 1 de febrero fue la primera sesión ordinaria en el Senado de la República. Por primera vez, se presentó por parte del Ejecutivo Federal la Estrategia Nacional de Seguridad Pública, justo en el momento que también comienza a discutirse en la misma Cámara el tema de la Guardia Nacional aprobada antes por las y los diputados. En dicha estrategia queda claro que con Guardia Nacional o sin ella, el tema de la contención del delito y la seguridad quedará en manos del Ejército y la Marina, además en el combate a la corrupción no se contempla al Sistema Nacional Anticorrupción ni a la naciente Fiscalía General de la República, todo proviene únicamente de modificar el modelo de sociedad permisiva y necesitada que se ha vuelto parte de ese cáncer nacional que es la corrupción.

Por otra parte, justo cuando el país experimentó un proceso de chantaje social que afectó a diversas industrias y sectores comerciales, por parte del CNTE del magisterio, quienes bloquearon las vías férreas en Michoacán por más de 15 días, ahora comienza en el Congreso la discusión de la contra reforma educativa para derrumbar el modelo administrativo y de evaluación del magisterio que fue aprobado al comienzo del sexenio de Peña Nieto. Este es el pago más cuantioso al compromiso del entonces candidato presidencial López Obrador para un sector social clave para su triunfo electoral. El tema es vital para el futuro de las generaciones que se formaran en materia educativa con lo que resulte de esta discusión legislativa, pero sobre todo nacional.

El mismo viernes, antes que cualquier otro tema de los muchos que hay en la agenda, se tocó el referente a las estancias infantiles que operan en todas las entidades del país. Este problema surge debido a que el Presupuesto 2019 redujo en un 50% el dinero destinado al programa de Estancia Infantiles para Apoyar a Madres Trabajadoras, operado por la SEDESOL y ahora por la Secretaría de Bienestar Social. El razonamiento del gobierno, una vez más, simplifica la realidad: ante evidencias de irregularidades y corrupción mejor cerrar la llave de los recursos para replantear el programa, no importa que madres y padres de familia se afecten, no importa que las instancias infantiles que si operan conforme a las reglas dejen de recibir el subsidio al que accedían, ya se verá en el camino cómo se arreglan las cosas. Por lo menos esta vez, desde el Senado, se alzó la voz para amplificar la protesta que ya existe en varios estados por la carencia de recursos para seguir operando estos centros de cuidado infantil, veremos la respuesta desde el gobierno.

El Senado tiene una agenda cargada. Deberá analizar y aprobar diversas propuestas de nombramientos, tales como la terna que se envió para la designación de una Ministra de la SCJN; designaciones de comisionados en la COFECE y el IFT; nombramiento en diversas instituciones relacionadas con el Sistema de Comunicación Público, y varias ternas que el Poder Judicial de la Federación envió para designar a Magistrados de las Salas Regionales del Tribunal Electoral.

Una nueva fase del ciclo legislativo 2018-2021 ya comenzó. Oposición y mayoría legislativa medirán fuerzas y disposición para llegar desahogar los diversos temas nuevos y pendientes, como el de las reformas secundarias en materia de Justicia Laboral. Con argumentos y propuestas haremos escuchar nuestra voz.

Juan Zepeda, Senador de la República