La Procuraduría General de Justicia (PGJ) de la Ciudad de México, dio a conocer que pagará la recompensa de cinco millones de pesos al hermano de la dueña del Colegio Enrique Rébsamen, Mónica García Villegas, quien aportó información a las autoridades para su detención.

En este contexto, las declaraciones contradictorias emitidas por ambas partes, así como la renuncia del abogado luego de la aprehensión de Mónica García y que sean sus familiares quienes reciban la recompensa,  hacen cuestionable el proceso de su captura y los verdaderos implicados en ella, además de los intereses personales que tendría su detención.

Desde el 30 de abril, cuando se ofreció dicha recompensa, la PGJ recibió múltiples llamados de personas que aseguraban conocer el paradero de «Miss Mónica», pero fueron los propios familiares de García Villegas, quienes alertaron a las autoridades de donde se encontraba.

De acuerdo con la procuradora capitalina, Ernestina Godoy,  la aprehensión de la directora del Rébsamen se realizó el sábado 11 de mayo a las 11:28 horas, en un restaurante ubicado en la calzada Tlalpan.

Sin embargo, esta versión contrasta con la declaración que hizo su ahora ex abogado, Javier Coello Trejo, quien aseguró que su clienta lo llamó por teléfono a las 10:02 horas del mismo día desde la Jefatura de Gobierno para decirle que se entregó voluntariamente; es decir, una hora y 26 minutos antes de la supuesta detención.

El periodista Ciro Gómez Leyva dio a conocer esta noticia a través de Twitter, donde aseguró que Coello Trejo le informó a las 10:38 horas, por medio de un mensaje de WhatsApp, que «Miss Mónica» se sometió por voluntad propia a las autoridades.

Gómez Leyva, publicó la información es dicha red social a las 10:59 horas, por lo que media hora antes de la supuesta detención, ya era de conocimiento público que Mónica García se había entregado

Luego de las contradicciones sobre cómo se llevó a cabo la supuesta detención, Coello Trejo emitió un comunicado donde señala que determinó no representar jurídicamente a la dueña del Colegio Rébsamen, ya que al parecer, se había negociado su entrega.

«Fue una decisión estrictamente personal de la profesora y su familia, derivado de las negociaciones que tuvieron con un subsecretario de Gobierno de la Ciudad de México y un diputado local. No tenemos conocimiento de los términos o alcances de tal negociación, tampoco lo relacionado con el destino de la inusitada recompensa propuesta por la PGJ«, se lee en el texto.

El exabogado declaró a MILENIO que «Miss Mónica» ya tenía intención de entregarse desde el jueves pasado, y que junto con su hermano Enrique y su esposa Thalía, se había acercado a un diputado que ofreció ayudarla con la promesa de que si se entregaba la mantendrían en una cárcel especial.

«El jueves anterior me manifestó que había buscado algunas ayudas y que conoció a un diputado, pero no me dio el nombre ni recordó si era de Morena o PRD, quien lo llevó a la Secretaría de Gobierno de CDMX, lo atendió un subsecretario, tampoco me dijo el nombre, y le ofrecieron que la profesora se entregara», comentó.

Puntualizó que no podría continuar representando a la directora del Rébsamen pues hubo mentiras y dinero de por medio, refiriéndose a la recompensa, además de que él llevó el caso por la amistad que tenían, sin percibir «un solo centavo».

Por su parte, la jefa de Gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, declaró que no hubo una negociación en la aprehensión;  sin embargo las declaraciones de Javier Coello Trejo y el cómo se dio la detención apuntan claramente lo contrario, además que se el hermano de la acusada quien cobre la recompensa.

Lo anterior pone entredicho la verdadera razón de la detención de Mónica García Villegas, pues resulta evidente el beneficio que le trajo a la mandataria capitalina, quien estuvo involucrada en el caso del Colegio Rébsamen cuando era jefa delegacional de Tlalpan.

Por lo pronto, la PGJ ejecutó la orden de aprehensión en reclusión a «Miss Mónica» en penal femenil de Santa Martha, por falsificación de documentos que le permitieron construir en el Colegio Enrique Rébsamen, lo que supuestamente contribuyó al derrumbe de una parte del edificio en el sismo del 19 de septiembre de 2017, además de cargos por homicidio culposo por la muerte de 26 personas, entre ellas 19 menores de edad.