El sexting se ha convertido en una práctica común entre los jóvenes «millenials». Para los que no lo saben, consiste en enviar fotos sexuales -con poca o nula ropa-, a tu pareja, para tener encuentros cibernéticos que suban la pasión.

El riesgo de enviar este tipo de contenido, al que han llamado «pack», cada vez es mayor puesto que muchos hombre y mujeres, inspirados por la ira, la cobardía y la venganza, suben este tipo de contenido a redes sociales para exhibir a sus parejas o exparejas.

Lo cierto es que hace unos años nadie hablaba del «pack» y los padres estaban pendientes de lo que sus hijos subían o movían a través de sus celulares. Hoy las cosas son diferentes…

Hace unos días hubo una noticia que consternó a todos. Medios de Coahuila difundieron información sobre una cuenta de Twitter que compartía «packs» (desnudos y videos) de mujeres. Los empezaron a vender y los usuarios ofrecían ciertas cantidades para que les mandaran fotos o videos en específico. Al final, lo terminaron haciendo gratis.

Una joven, identificada como Julissa fue víctima de estos hombres y sus fotos aparecieron en redes sociales. Su familia las vio, sus conocidos las vieron y la pena la invadió de tal forma que cambió su nombre en Facebook para que no la molestaran.

Lamentablemente, presionada por la vergüenza, la joven se quitó la vida y se ahorcó en el baño de su casa. Cayó en una gran depresión después de que personas ajenas entraron a su intimidad.

Pero Julissa no es el único caso, todos los días las mujeres son objeto de acoso sexual, miradas lascivas y violación de su intimidad. Por este motivo es importante platicar en familia sobre los riesgos que implica mandar el «pack» y revelarle a otra persona lo más íntimo de tu sexualidad.

La mayoría de los agresores y quienes difunden este tipo de contenido en redes son hombres atacados por los celos, coraje, o por una venganza contra la persona que los dejó. Eso sí, casi nunca se atreven a dar la cara y prefieren esconderse detrás de una computadora para atacar a las personas que alguna vez juraron lealtad, amor y que según ellos, no iban a traicionar.

La recomendación es que no tengas miedo, que busques ayuda para enfrentar este tipo de problemas y no permitas que violen tu privacidad. Y lo segundo es que no mandes «pack» a cualquier idiota, fíjate bien con quién lo haces y no permitas que «el amor» te deje ciega ante este tipo de personas.