México. El presidente Andrés Manuel López Obrador, varias veces en su discurso político ha dicho que en cuando Morena estuviera en la presidencia, no habría nepotismo, amiguismo y que los ministros serían elegidos por los ciudadanos y no como lo hacían Salinas, Calderón, Fox y el PRIAN.  

 

Sin embargo, pese a sus promesas de campaña en tres meses de gobierno hay funcionarios que son amigos del jefe de Estado o que algunos funcionarios son pareja y desempeñan diferentes cargos en el gobierno de la cuarta transformación, como es caso de la nueva ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), elegida el día de ayer en la Cámara de Senadores, Yasmín Esquivel, quien fue una de las candidatas propuestas por AMLO y es esposa del actual asesor presidencial, José María Riobóo. 

Es decir, que el Gobierno de México no realizó consulta ciudadana para la elección de la ministra, la terna la hizo López Obrador, y los legisladores votaron por la mejor opción, incluso el senador Ricardo Monreal, negoción en el Senado con los opositores para conseguir los votos a favor de la ministra Esquivel, pero se le olvidó que, en el año 2018, criticó la terna de ministro para la SCJN que Felipe Calderón, envió al senado, y acusó al gobierno federal de “derechizar” la Suprema Corte.  

Cabe mencionar, que, en los primeros tres meses del sexenio de AMLO, se eligen a dos ministros que allegados al comandante supremo, ya que el pasado mes de diciembre, Juan Luis Alcántara Carrancá, fue puesta del tabasqueño y elegido por los legisladores. 

GV