Francia. En París, los chalecos amarillos han lanzado varias convocatorias que hacen llamamiento a «insurrecciones» y a bloquear «el mayor tiempo posible» la plaza de la Estrella, donde se encuentra el Arco del Triunfo, al final de la avenida de los Campos Elíseos.

Luego de catorce semanas de actividad por parte de agrupaciones que se manifiestan bajo el nombre de chalecos amarillos, las movilizaciones han pasado a ser consideradas por el gobierno como un “acto de agitadores” y a acusar a los manifestantes de querer “la insurrección y, en el fondo, derrocar al gobierno”, mencionó Benjamin Griveaux, portavoz del Gobierno.

El movimiento de ‘chalecos amarillos’, que comenzó en noviembre, se convocó inicialmente en respuesta al aumento del impuesto al combustible del Gobierno francés, pero las protestas se convirtieron rápidamente en una expresión general de ira con el statu quo de la sociedad gala.

Desde el inicio del movimiento, más de 1500 personas resultaron heridas, 53 de ellas, de gravedad entre los manifestantes, y casi 1100 entre las fuerzas de seguridad. Además, diez personas han muerto, principalmente en accidentes al margen del bloqueo de carreteras.