CDMX. Alrededor de 650 millones de pesos fueron desviados por autoridades de siete estados a través  de  empresas fantasma vinculadas al esquema financiero del PRI en 2016.

De acuerdo con testimonios, las 12 empresas fantasma involucradas operaron con la protección del Servicio de Administración Tributaria (SAT), cuya dirección estaba a cargo de Aristóteles Núnez, perteneciente al círculo cercano de Luis Videgaray.

250 millones de pesos corresponden al estado de Chihuahua (que en ese momento tenía como gobernador a Javier Corral) y 400 millones más a desvíos aun no revelados por las seis entidades restantes.

En 2017 una investigación de Grupo Reforma y The New York Times determinó que en un contubernio entre Manlio Fabio Beltrones, entonces dirigente del PRI y  Luis Videgaray, como Secretario de Hacienda se utilizaron cuatro empresas fantasmas para desviar fondos públicos y emplearlos en las campañas del PRI en 2016.

Por otro lado, una investigación de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) reveló que las cuatro empresas ya mencionadas se sumaban a otras ocho se encontraban vinculadas a la transferencias equivalentes aquel año a 36 millones de dólares de los gobiernos priistas de Chihuahua, Durango, Sonora, Colima y Estado de México.

Con información de Reforma

NGF