México.- La repentina renuncia de Carlos Urzúa al frente de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) confirmó lo que tanto temían los inversores que confiaron en el presidente Andrés Manuel López Obrador. 

La figura del secretario de Hacienda es de vital importancia en la política mexicana, ya que tiene una fuerte tradición de independencia y continuidad, la cual se ha mantenido intacta durante los últimos veinte años.

El columnista John Authers señaló, usando una analogía del futbol, que Hacienda es el portero de la política mexicana, porque la dependencia ha fortalecido su reputación con los inversores extranjeros. 

Pero, ante la renuncia de Urzúa, se pone a prueba esa fortaleza que debe tener la institución ahora con Arturo Herrera, quien fue designado inmediatamente por el tabasqueño. Se sabe que la libertad de movimiento del nuevo titular será limitada, porque López Obrador evidenció que el manejo de las dependencias es de parte suya.

EJRM