A pesar de siempre pronunciarse a favor de la libertad de expresión y la pluralidad, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha dejado ver sus distintas reacciones ante las críticas de la prensa. El mandatario no duda en señalar y descalificar a los medios que no están de acuerdo con él. Incluso, el término de «prensa fifí» se popularizó con el «Ganso» de Morena.  Al inicio de su mandato hemos podido ver una serie de sucesos polémicos que han involucrado a más de un comunicador.

Carlos Loret de Mola

La primer pieza que derribó la Cuarta Transformación tiene nombre, apellido y también tenía programa radial: Carlos Loret De Mola. Al inicio de esta «cuarta transformación», pasados tres días; el comunicador anunció la salida del aire de su programa matutino para el pasado 7 de diciembre de 2018.

El principal argumento de Grupo Radiocentro fue que el comunicador decidió dejar el programa y que la comunicadora Carmen Aristegui tomaría su lugar. Está de sobra mencionar que Aristegui siempre ha sido una comunicadora a la que el presidente electo le tiene cierto favoritismo

Periódico Reforma

La relación del López Obrador con el medio ha sido polémica. Desde sus diferencias ante la cifra de muertos, hasta el bautizo de Obrador hacía la «prensa fifí». El presidente de Grupo Reforma, Alejandro Junco de la Vega y su esposa, denunció un acto de «presión hacía la labor periodística» al ser citados por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) por un desfase entre un finiquito laboral y el timbrado del Comprobante Fiscal Digital que abarcan meses diferentes.

Al respecto, Andrés Manuel López Obrador declaró:

“No es cierto, es una falsedad, por entero, por completo. No lo hacemos con nadie, quién sabe qué motivaciones tuvieron para hacer esta escena, pero se me hizo un despropósito, lo considero una actitud política, nosotros tenemos diferencias con el Reforma, pero no vamos a perseguir a nadie”, sentenció el presidente.

“Pienso que se está exagerando en el periódico Reforma con todo respeto, nosotros no perseguimos a nadie, no somos como los gobiernos protegidos por Reforma. Respetamos las libertades y el derecho a disentir”, señaló.

“Es un periódico que surge en el gobierno de Salinas, que ha procurado no tocar a Salinas, que nunca cuestionó el saqueo neoliberal, que simuló que combatía la corrupción, señalando, acusando a funcionarios menores, a chivos expiatorios, que ayudó en el fraude electoral, ésas son nuestras diferencias con el Reforma, pero de ahí a que se le persiga”.

Enrique Krauze

En la actualidad, el historiador se ha visto envuelto en una polémica que lo relaciona directamente con la famosa Operación Berlín. El objetivo de esta operación era sabotear el camino presidencial del ahora mandatario.

La publicación de un reportaje en el diario Eje Central, destapó una serie de nombres relevantes en el circuito político-empresarial-intelectual que pretendían hacerle frente al candidato de Morena en las elecciones pasadas.

Las acciones fueron llevadas a cabo en 2016, donde el historiador buscaba formar una especie de equipo de mercenarios de la política.

Entre los nombres de los integrantes de este grupo, figuran: los empresarios Francisco Agustín Coppel Luken, presidente y director general de Grupo Coppel; Germán Larrea Mota-Velasco, presidente del Consejo de Administración de Grupo México; Alejandro Ramírez Magaña, director general de Cinépolis y en el aquel entonces presidente del Consejo Mexicano de Negocios. 

La guerra ideológica ha sido constante. Se habla de que este grupo fue quien buscó relacionar el gobierno del morenista con el gobierno ruso. Sin embargo, pronto todo fue desmedido. Otra de las acciones de propaganda política que fueron bastante polémicas fue el documental «El Populismo en América Latina».

Documental «El Populismo en América Latina»

En plena campaña política, un poster con la imagen de ciertos presidentes latinoamericanos rezaba el próximo inicio de una serie sobre el populismo. Considerada como una herramienta de propaganda negra electoral, se comenzó la búsqueda de los responsables de su producción.

Se sabe que están involucradas OHL México y recursos dados por el Gobierno del Estado de México.

El jefe de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Santiago Nieto, informó sobre una campaña de propaganda negra contra López Obrador, en el proceso electoral de 2018, con el documental “El Populismo en América Latina”, donde presuntamente está involucrado OHL México, y que también hubo recursos de un programa del Gobierno del Estado de México con los que se financiaron la creación de la serie.

Los creadores de esta serie serían: Germán Arturo, Carlos, David Alfonso, María Elena y Adriana Guadalupe Quintero Íñiguez y las empresas Grupo TV Promo S.A. de C.V. y TV Promo.

Actualmente, el Instituto Nacional Electoral (INE) está tomando cartas en el asunto para definir si fue hecha con recursos de algún partido o bien de entes no permitidos por la ley.

Curiosamente, cuando el tabasqueño era parte de la oposición, criticó las acciones empleadas contra la periodista Carmen Aristegui y José Gutiérrez Vivó tras la develación del reportaje de la «Casa Blanca».

En esos tiempos, el tabasqueño decía que si él llegara a ocupar la silla grande la prensa tendría libertad de expresión total y buscaría regresar a estos dos comunicadores a sus espacios radiofónicos.

El día de hoy, Aristegui está de regreso, mientras que los comunicadores que han sido críticos con el gobierno de López Obrador están sufriendo una sutil, pero muy efectiva dosis de censura.

Si Loret fue el primero, ya veremos cuantos serán al final del sexenio.