Para la construcción del nuevo aeropuerto que se hará en la base militar de Santa Lucía, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que las construcciones militares y zonas habitaciones aledañas a la zona serán respetadas durante la realización de este proyecto.

“Quiero informales que por el apoyo de la Secretaría de la Defensa y de la Fuerza Aérea se resolvió construir aquí en esta base militar de Santa Lucía el nuevo aeropuerto civil para la Ciudad de México. Desde luego se van a respetar tanto instalaciones militares, la pista de este aeropuerto militar, como las unidades habitacionales, no vamos a hacer nada sin dejar completamente establecida la zona habitacional de Santa Lucía”, afirmó López Obrador.

Pero estas declaraciones no han sido suficientes para tranquilizar a los habitantes que avecinan la base militar, pues los ciudadanos de las localidades cercanas tienen opiniones encontradas con respecto a la construcción de las dos pistas.

Asimismo han mostrado su preocupación con respecto a diferentes temas, ya que no saben qué pasará con los miles de personas que viven y trabajan en dicha base militar, a donde irá la inversión de las unidades habitacionales al interior del lugar y del cómo harán los miles de pasajeros para llegar a Santa Lucía desde la Ciudad de México.

Por su parte, los militares también han mostrado su preocupación por los resultados de la nueva consulta ciudadana qué decidirá qué aeropuerto es el que se construirá.

En una entrevista para Animal Político, Ernesto quien es militar en la base de Santa Lucía, admitió que hay muchos puntos en contra de ese proyecto, como el hecho de que aún no está del todo claro si es una opción realmente viable, desde el punto de vista del tráfico aéreo, además de que nadie ha explicado qué va a pasar con los más de 7 mil 250 elementos del Ejército que viven con sus familias en la Base de Santa Lucía, sea cual sea la opción que se elija.

“Santa Lucía no es solo una base militar, es un pueblito donde vivimos y trabajamos a diario en total más de 12 mil personas. Ahí adentro hay unidades habitacionales, escuelas militares, un hospital, instalaciones deportivas, un museo, y hasta un cine. ¿Qué pasará con todo eso si se decide abrir un aeropuerto comercial, o si se cierra la base porque van a abrir el de Texcoco?”.

La base militar de Santa Lucía, está conformada por tres unidades habitacionales que suman un total de 437 viviendas, de las cuales el conjunto de Santa Lucía III fue inaugurado a penas en febrero del año pasado, con un total de 90 viviendas.

Otra de las incógnitas a las que el gobierno no ha dado respuesta, es sobre la inversión de casi 40 millones de pesos que el Ejército mexicano tenía contemplado entre marzo y junio de este año para la construcción de otros dos edificios multifamiliares que formaban parte de la cuarta etapa del proyecto de la unidad habitacional de la base.

Otro trabajador de la base de nombre Cristian, dio su opinión respecto a la intención de construir el nuevo aeropuerto, que al igual que el militar, menciona que la inversión que se hizo para la construcción de las unidades habitacionales se perdería además de la construcción de la nueva Escuela Militar de Materiales de Guerra y agregó que “En la Base viven muchas familias, y si se construye un aeropuerto comercial las van a tener que sacar de ahí”.

“El nuevo aeropuerto en Santa Lucía no me parece una buena idea. Creo que hay muchas cosas que faltan por explicar y que no están claras”, concluye Cristian, no sin antes cuestionar qué pasaría con el hospital del IMSS que está ubicado a solo un kilómetro escaso de la Base aérea.

Son también los taxistas quienes no ven claro su futuro si se decide construir un nuevo aeropuerto, pues corren el riesgo de que se les quite el puesto si los conductores de la Ciudad de México deciden también operar desde Santa Lucia.

“En un principio, a mí como taxista sí me beneficiaría que pusieran en Santa Lucía el aeropuerto, porque sería más trabajo. Pero si los taxistas de la capital se van a querer llevar también su parte del pastel y nos hacen a un lado, pues entonces no estaría de acuerdo”, señala Esteban, taxista de la zona.

Y es que aunque el presidente López Obrador insista en que es el pueblo quien decide al final, no parece estar escuchando las inquietudes de las personas que llevan años viviendo en o cerca de la base militar ubicada en Tecámac, Estado de México.

MEVS