México. Luciana Cerón Pedraza sabe que su hijo Germán López Cerón se equivocó cuando intentó robar gasolina de la toma clandestina en Tlahuelipan, Hidalgo, sin embargo, a un mes de que Germán desapareciera, ella sigue esperando a que él regrese del trabajo y le pida de cenar.

«No encuentro a mi hijo, se llama Germán López Cerón y tiene 20 años”, explica Luciana, cuya vida junto a la de su esposo y otro hijo cambió la noche del pasado 18 de enero.

«Se me ha hecho un mes largo, los días parece que tienen cada vez más horas», comenta Luciana.

«Cuando vamos con el forense nos dice que tenemos que esperar, que las pruebas de ADN van a durar de cuatro a seis meses«, además, no sabe si le van a entregar un cuerpo o sólo una parte de su hijo.

Después de un mes de la tragedia, 130 personas han perdido la vida y continúan más de 60 personas en calidad de desaparecidas.