México. Esta mañana, el presidente Andrés Manuel López Obrador, dijo durante su conferencia de prensa que se buscará un veda de 10 años para aquellos funcionarios que pasaron a trabajar al sector privado luego de ejercer un cargo en el gobierno.

Durante el encuentro con la prensa, el mandatario aseguró que hay “chapulines fifís” y conservadores que “brincaron” de cargos directivos en Pemex y Hacienda, a cargos de empresas vinculadas con el gobierno.

“Funcionarios públicos que terminan su desempeño en un cargo, chapulines fifís, brincan, chapulines conservadores, a trabajar a las empresas relacionadas con ellos, como lo vimos ayer en el caso del sector energético”.

Asimismo, dijo que esto no es ilegal, pero sí inmoral, por lo que pidió a los legisladores que aprueben la ley de austeridad, que impedirá a funcionarios trabajar en empresas relacionadas con el gobierno durante 10 años al finalizar su periodo en algún cargo.

Cabe mencionar que esta nueva ley que el presidente pretende establecer, es anticonstitucional, pues el artículo 5° de la Constitución establece que:

A ninguna persona podrá impedirse que se dedique a la profesión, industria, comercio o trabajo que le acomode, siendo lícitos”.

Este artículo también establece que “el ejercicio de esta libertad sólo podrá vedarse por determinación judicial, cuando se ataquen los derechos de tercero, se ofendan los derechos de la sociedad. Nadie puede ser privado del producto de su trabajo, sino por resolución judicial”.

Así pues, como lo señaló el presidente esto no contradice a la ley, pues ningún funcionario faltó a la ley o a los derechos de otras personas, además de que solo puede vedarse de su trabajo a una persona con base a los términos que marque la ley, en la cual debe comprobarse la falta para proceder al impedimento laboral.

MEVS