Es evidente que el gobierno está más preocupado y ocupado en las acciones que les serán redituables política y económicamente, que hacer su trabajo.

Es de suma importancia atender la inseguridad ya, pues hemos visto que el crimen deshumanizado es quién lleva las riendas de esta ciudad. ¿Saben que siguen en aumento los asaltos, desaparecidos, secuestros y asesinatos?

Mientras una de tantas familias, sufría por la desesperación y tristeza que les provocaba no encontrar al joven Norberto, secuestrando el pasado 5 de junio; se pagó el rescate con la esperanza de tenerlo de vuelta en casa. Fue encontrado el lunes 10 de junio en Xochimilco, muerto.

Sinceramente yo esperaba más de Claudia Sheinbaum, pero ya vi que ella y muchos de los que acompañaron a  Tijuana al presidente, al show del “Mitin de la Dignidad”, les vale un soberano pepino lo que acontezca en el país. Para ellos, era primordial demostrarles su “apoyo incondicional», y no dejar que hiciera solo el ridículo. ¡Qué tal, todos muy atentos escuchando el discurso populachero y demagogo de AMLO, mientras aquí no se sabía nada de Norberto, y la inseguridad, a todo lo que da.

Es evidente que su razón de ser, es jodernos con fotomultas, multas y más multas. Además de limpiar, pintar o fregar pisos, pero eso de hacer su chamba, nomas no se le da.

Eso si, la señora ya anda haciendo campaña y gastando lo que según no tienen para hacerse publicidad a diario. Su soberbia y estupidez la rebasan y no le permiten ver más allá de su narizota. Sí, su cara de vela derretida, de asombro, de no saber qué hacer, la describe totalmente, y deja ver su incapacidad para gobernar como se debe.

La señora Claudia, se la vive echando culpas de lo que se hizo en gobiernos pasados, cuando ella era encargada de la Dirección del Medio Ambiente. ¡Qué tal!

Yo no apuesto nada bueno por este gobierno, y menos cuando su ineptitud se ve plasmada de justificaciones tontas, con esa doble moral, con pérdida de memoria según convenga a sus intereses.

Lamentablemente, no tengo nada bueno que decir de la administración de Claudia Sheinbaum, y menos de la gente que se desempeña en su gabinete. Creo que estos personajes en el poder, los rebasa la soberbia, ignorancia y oportunismo.

Así piensan gobernar: hasta donde se les permita.

Por lo mientras, sigamos acostumbrados a los asaltos en el transporte público, al robo  a los derechohabientes y a casa habitación. Total, tanto como el crimen organizado y el gobierno, tienen que cumplir con su cuota de ley.

Porque, primero lo que deja y después lo que apendeja.

Daniela Acosta