Ante lo anunciado este viernes por la calificadora Standard & Poor´s (S&P), que bajó la perspectiva de la calificación de México de estable a negativa, citando menores previsiones de crecimiento económico, al presidente Andrés Manuel López Obrador no se le vio nada contento en Chihuahua cuando se le cuestionó por tal cuestión.

López Obrador, consideró que la situación económica del país es favorable y está en crecimiento, además, el titular del Ejecutivo se limitó a señalar que el país “está bien”.

Está creciendo el país, estamos bien y de buenas, como México no hay dos”, afirmó el tabasqueño.

Este viernes, la firma explicó en un comunicado que el cambio en las políticas del gobierno para reducir participación de la iniciativa privada en el sector energético, entre otros, podría llevar a “obligaciones contingentes más altas“. Además, la nueva estrategia para el sector coloca una carga adicional en la endeudada petrolera Pemex.

Esperamos que la administración López Obrador implemente pragmáticamente políticas económicas que equilibren las prioridades sociales con la necesidad de la estabilidad macroeconómica en México“, dijo S&P en un comunicado.

Cabe mencionar que, el presidente arribó a Chihuahua la mañana de este sábado y fue recibido en el Aeropuerto de la capitalina del estado por el gobernador Javier Corral. El saludo entre ambos políticos fue frío y viajaron en camionetas distintas rumbo al Centro de la Ciudad de Chihuahua.

MO