El gobierno fallido de Andrés Manuel López Obrador va de mal en peor. Puros tropiezos, absurdos y despilfarros los de la llamada “Cuarta Transformación”. ¿El más reciente error? El recorte presupuestal a las estancias infantiles; un recorte que termina afectando de manera directa a miles de madres trabajadoras sin seguridad social, que son muchas.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social, en México 21 millones de mujeres realizan una actividad productiva remunerada, de las cuales 73.8% son madres de familia, muchas de las cuales son jefas de hogar o sostén único del mismo.

Además, ya sabemos que el 57% de la población ocupada de México (mujeres y varones) se mueve en el sector informal, de acuerdo con el INEGI.

En México hay, pues, millones de mexicanas que simplemente no tienen acceso a los beneficios de la seguridad social, beneficios como: guarderías, servicio médico, cobertura de incapacidades, vacaciones pagas, generación de antigüedad, cotización de semanas con miras a una jubilación, sistema de ahorro para el retiro, etc.

Para paliar en algo esta terrible afectación a las madres trabajadoras, el gobierno de Felipe Calderón echó a andar el Programa de Guarderías y Estancias Infantiles para Apoyar a Madres Trabajadoras, esto en enero de 2007, con el fin de “disminuir la vulnerabilidad de los hogares en los que el cuidado de los hijos recae en una madre trabajadora o con intención de incorporarse al mercado laboral”, esencialmente.

Huelga decir que el programa fue todo un éxito desde el inicio, ya que ofrecía, a bajos costos y buenos horarios, uno de los servicios más demandados por las madres trabajadoras de México.

La crisis se ha generado porque el presupuesto 2019 redujo en 50% la cantidad destinada a las estancias infantiles, dejando en situación de alta vulnerabilidad a miles de mujeres trabajadoras, con todo y sus chamacos.

¡Qué forma tan estúpida de entender la “austeridad republicana”!

¡Quitarle presupuesto a servicios esenciales para las mujeres que son madres y trabajadoras! Y ya saben: el recorte se debe a simples presunciones de corrupción.

Por supuesto que, al respecto, se han quedado calladas las “mujeres empoderadas con perspectiva de género” de MORENA y sus aliados: calladitas, bien calladitas, ante la decisión arbitraria del “Tlatoani Patriarcal”… ¿la chamba está de por medio?

¡Qué importa que muchas mujeres-madres-trabajadoras se queden sin los apoyos necesarios para su “empoderamiento económico”!

En cambio, las huestes morenescas aplauden la iniciativa de becar con 3,600 pesos al mes a 2.6 millones de jóvenes huevones que “no encuentran oportunidades de empleo”… ¡en un mercado en donde pululan las ofertas laborales!

Facebook: Carlos Arturo Baños Lemoine

Twitter: @BanosLemoine