Ciudad Vaticano. Después de que se declarará al cardenal George Pell, culpable de delitos sexuales contra menores de edad en Australia, el Papa Francisco confirmó su suspensión del ejercicio sacerdotal.

Además, el pontífice tomó “medidas de precaución” contra Pell, las cuales le prohibieron celebrar misa en público y “como es norma, los contactos de cualquier tipo o forma con menores”, dijo Alessandro Gisotti, portavoz.

Gisotti, mencionó a la prensa que la primera respuesta del Vaticano a la condena fue “doloroso” para muchos, pero que el cardenal ha proclamado su inocencia, por lo que tiene derecho a “defenderse hasta el último nivel” de su proceso judicial.

El portavoz del Vaticano agregó que se unen a los obispos australianos en la oración por las víctimas de abusos sexuales, reafirmando “su compromiso con hacer todo lo posible hasta que la iglesia sea una casa segura para todos, en especial para los niños y los más vulnerables”.

El jurado declaró a George Pell culpable de haber abusado de dos niños de 13 años a quienes encontró bebiendo vino sacramental en un cuarto trasero de la Catedral de San Patricio en Melbourne a fines de 1996, cuando él tenía 55 años. También se culpó al sacerdote de haber abusado un mes después de uno de los jóvenes en un pasillo de la misma catedral.

Ahora con 77 años, el cardenal se enfrenta a una condena de hasta 50 años en prisión en la audiencia para la sentencia que se iniciará el miércoles.

MEVS