México.- La oposición de Morena en el Senado ha comenzado a ejercer tales atributos condicionando la aprobación de la Guardia Nacional. Buscando que esta sea aprobada mediante la figura de un parlamento abierto, con el que se espera que especialistas y organizaciones de la sociedad civil puedan participar.

Las condiciones que se impusieron a la bancada de Morena, tienen que ver con la aplicación de un parlamento abierto, que la Guardia Nacional tenga un mando civil exclusivamente, que en paralelo sea redactado la ley orgánica que regule las operaciones de la Guardia Nacional y que la aplicación de la Guardia Nacional sea temporal, acotada y extraordinaria.

Lo anterior fue aprobado mediante la comisión de Puntos Constitucionales del Senado, en la que se acordó que la discusión sobre la Guardia Nacional se solamente con las condiciones impuestas por la oposición, entre ellos el PRI.

“Queremos una Guardia Nacional que no implique la militarización del país. Queremos que lo que aprobemos, si se construyen los consensos, no deje ninguna duda de la naturaleza civil de la Guardia Nacional”, explicó Claudia Ruiz Massieu, presidenta nacional del PRI.