El gobierno de Andrés Manuel López Obrador “es el responsable de difundir información falsa, calumniosa y difamatoria” contra el Ministro de La Corte, Eduardo Medina Mora.

La razón de la difamación y la calumnia “no sólo tiene que ver con un cobro de facturas políticas” contra el Ministro y contra el ex presidente Peña Nieto, sino que pretende “debilitar a la Suprema Corte”, en su conjunto y con ello “someter a jueces y ministros que no se pliegan” a los deseos y las ordenes del presidente.

Se trata “de una advertencia” para que ministros y jueces entiendan de lo que es capaz el nuevo gobierno; un aviso de hasta dónde pueden llegar “para quitar del camino a sus críticos, a sus adversarios y a sus opositores”.

Así, directo, sin dobleces, pero también sin la menor duda, respondió un cercano colaborador del presidente Obrador, a la pregunta sobre la campaña de calumnias y difamación contra el ministro de la Corte, Medina Mora.

Pero dijo más: “Tu ya lo viviste en carne propia, lo conoces y sabes de lo que son capaces de fabricar aquí, para chingar a los que no se doblan”, precisó la fuente.

Como saben, Eduardo Medina Mora fue señalado por El Universal, como presunto responsable de supuestas transferencias millonarias –más de 100 millones de pesos–, a bancos ingleses y de Estados Unidos

Luego de los primeros señalamientos y de que Medina Mora negó las acusaciones, el diario dio seguimiento a la misma tendencias informativa y reveló una supuesta indagatoria venida de Estados Unidos –con idénticas fuentes engañosas–, contra el ex presidente Enrique Peña Nieto, quien según El Universal, habría recibido sobornos vinculados con Pemex.

Peña Nieto desmintió de inmediato la versión en tanto que el Ministro Medina Mora fue más allá y mediante un extenso alegato acusa que El Universal se habría prestado a una campaña de difamación en su contra.

Dijo Medina Mora que los días 5 y 6 de junio “de este año”, El Universal publicó dos notas informativas con base en “supuestos reportes de actividades sospechosas” de la Agencia Nacional del Crimen y del Reino Unido y el Departamento del Tesoro estadounidense que señalan que el Ministro habría realizado 32 transferencias por 103 millones de pesos, entre 2016 y 2018.

Y aclaró: “El monto total de las transferencias al que hacen referencias estas notas es falso. En las notas, 12 de las 32 operaciones detalladas fueron expresadas dolosamente en dólares o en libras esterlinas, cuanto lo cierto es que todas se efectuaron desde mi cuenta de HSBC México en pesos mexicanos.

“Esta manipulación informativa generó una falsa apreciación, pues el monto real asciende a 4 millones y medio de pesos –cantidad consistente con mis ingresos- y no a más de 100 millones de pesos, como de manera engañosa de señaló.

El Universal violó mi derecho al honor al expresar dolosamente en dólares o en libras esterlinas los montos de las transferencias.

“Contacté personalmente a los más altos directivos de del diario y les solicité, de acuerdo con las mejores prácticas periodísticas, que publicaran íntegramente en los que el diario dice sustentar las acusaciones falsas y dolosas en contra de mi persona. No recibí respuesta.

“Aunque puedo entender la preocupación por proteger sus fuentes periodísticas, este argumento no puede servir de coartada para difundir información falsa. Los medios de comunicación tienen el deber de publicar los documentos fidedignos que prueban sus dichos, así como el de verificar la autenticidad de los mismos.

“En este caso, el diario no verificó la autenticidad de los documentos que refiere, ni intentó contactarme para contrastar la información.

“Asimismo, como ciudadano me resulta muy sorprendente y preocupante que un diario cuente con la información bancaria, declaraciones fiscales y patrimoniales del suscrito que están protegidas en su secrecía por la ley y que pudieran haber sido obtenidas de instancias que tienen obligación indeclinable de su resguardo en reserva”. Hasta aquí la primera cita textual.

Y luego de desglosar en detalle las 32 transferencias –que no suman más de 4 y medio millones de pesos–, Medina Mora presenta un conjunto de conclusiones.

“1- Todas las transferencias a las que se hace referencia en las notas fueron realizadas desde una única cuenta de HSBC México de la que soy titular.

“2- El diario y sus fuentes violaron mi derecho a la privacidad. Difundieron sin mi consentimiento información concerniente a mi vida privada y protegida por el secreto bancario y fiscal. Para obtener esta información, el diario o sus fuentes necesariamente tuvieron que incurrir en una conducta ilícita.

“3- El diario y sus fuentes violaron además mi derecho al honor. Modificaron dolosamente la expresión de las divisas en las que se efectuaron 12 de las 32 transferencias, lo que incrementó significativamente el monto total de las mismas.

“4- La suma de los montos reales se las transferencias en consistente con los ingresos que declaré durante el mismo periodo.

“Como integrante del Poder Judicial de la Federación y especialmente como ciudadano, me parece alarmante que se efectúen señalamientos en los que se tergiverse información que además fue obtenida de manera ilegal”. Fin de la segunda cita textual.

   Y frente a tal difamación, calumnia y demás delitos cometidos contra un Ministro de la Corte, obliga preguntar.

¿Imaginan el estado de indefensión de un ciudadano común, frente a un gobierno dictatorial como el de AMLO, si en ese gobierno son capaces de tal persecución?

¿Quién, en el gobierno de AMLO, se encarga de tales truculencias, que lo mismo afectan a periodistas que empresarios, críticos y hasta ministros de la Corte?

¿Frente a qué tamaño de perversidades por parte del gobierno de Obrador están los mexicanos que no comulgan con el gobierno de Obrador?

¿Imaginan el mensaje que manda el presidente a los ministros que ordenaron parar esa locura llamada Aeropuerto de Santa Lucia?

¿Quién será capaz de poner un freno al dictador de Palacio?

Se los dije.