El presidente Andrés Manuel López Obrador calificó este miércoles de «muy hipócrita» la reducción de la agencia calificadora Fitch Ratings sobre la deuda de Pemex.

«Es muy hipócrita lo que hacen estos organismos, que permitieron el saqueo, que avalaron la llamada reforma energética, que sabían que la inversión extranjera no llegó (a México), que no se incrementó la inversión en Pemex (…) y que nunca dijeron nada«, afirmó.

La agencia calificadora Fitch Ratings rebajó el martes dos escalones las notas de deuda de Pemex y las colocó en perspectiva negativa, dejándolas al borde de perder el grado de inversión.

López Obrador es conocido por arranques como el de esta mañana en los que despotrica contra aquellos que dice están en su contra o bien, simplemente no le parece la realidad a la que se enfrenta.

No es poca cosa. Existen datos duros de una calificadora de talla internacional, misma que seguramente será replicada en próximos días por Moody´s. Pemex es la paraestatal más endeudada del mundo y contra eso, ni AMLO puede contrariar lo oficial ni descalificar… aunque lo hace.

Cabe mencionar que, Fitch Ratings hizo dos críticas al gobierno de López Obrador por la situación de Pemex:

  • Señaló «la inacción continua por parte del gobierno mexicano para prevenir un deterioro en la calidad crediticia individual de Pemex hasta llegar a niveles de ‘CCC’ en escala internacional«. La agencia dijo que este problema se convierte en un freno para considerar que los incentivos para soportar a Pemex por parte del Gobierno sean muy fuertes.
  • La segunda crítica de la institución señaló que «la reacción lenta para fortalecer el perfil crediticio individual de Pemex es un indicador de que el Gobierno ha fallado en reconocer, uno o ambos, la viabilidad del perfil financiero de la compañía y/o la importancia estrategia que representa la compañía para el gobierno y el país«.

Fitch Ratings resaltó que una situación financiera estresada en la petrolera puede interrumpir el suministro de combustibles líquidos en México, lo que generaría consecuencias sociales y económicas significativas.

Incluso, el subsecretario de Hacienda, Arturo Herrera, afirmó que la baja en la calificación crediticia de Pemex por parte de Fitch Ratings no era sorpresiva, pero sí preocupante.

«Nosotros nos sentimos claramente cómodos con la calificación soberana del país, estos temas, hasta este momento, están desvinculados, pero es una preocupación«, afirmó.

De nueva cuenta, AMLO contra el mundo comienza a caer en lo burdo y lo habitual de su conocida personalidad en sus conferencias matutinas y en sus giras de trabajo en las que no se cansa de achacar los problemas de México a la corrupción y al neoliberalismo, llamando a la conciencia para remediar tal situación y descalificando a quienes no concuerdan con su ideología.

MO