México. Al abordar el tema de la retención del periodista Jorge Ramos y su equipo en Venezuela, el jefe del Ejecutivo, Andrés Manuel López Obrador, indicó que su gobierno es partidario de la libre expresión, no obstante, reiteró su postura de la no intervención en un tema tan polarizado.

«No quiero meterme en opiniones de ninguna índole. Somos partidarios del respeto que debe haber para el ejercicio libre del periodismo en México y el mundo. Lo que no quiero es involucrarme en un asunto que está muy polarizado. No voy a abordar más», aseguró.

Pese a la insistencia de los reporteros, el presidente aseguro que respalda la posición de la Cancillería mexicana, sin embargo, «no quiere ser candil de la calle y oscuridad en la casa», por ello no va a meterse en temas ajenos, ya que podría resultar molesto y primero debe enfocarse a resolver la problemática nacional.

«Convoco respetuosamente a las partes en conflicto (en Venezuela) a que se sienten a dialogar y a buscar una salida pacífica, eso sí lo puedo hacer, porque nuestra Constitución habla de la solución pacífica en controversias», concluyó.

NGF