El cambio de postura fue repentino, inexplicable; casi producto de una señal divina, si no es que propia de la esquizofrenia de “La Chimoltrufia”.

Y no, no se trata de “fake news” o de un “bulo informativo”. No, las declaraciones están contenidas en video y en mensajes de redes.

Son declaraciones contundentes de integrantes del primer círculo de López Obrador quienes se dicen convencidos de que la militarización del país sería lo peor que le puede pasar a México y los mexicanos.

Pero la ratificación de ese inexplicable cambio de postura cobra aún más relevancia si se toma en cuanta que se recuerda en los previos a la discusión de la reforma que dará vida a la Guardia Nacional; la “madre de todas las batallas” que se librará hoy en el Senado de la República.

Lo curioso es que el cambio de postura no se produjo en las mañaneras del presidente Obrador y tampoco en los espacios mediáticos del Congreso.

No, la noticia del cambio de postura se difundió a través de las “benditas redes”, en las cuales se confirmó que desde siempre los señores Andrés Manuel López Obrador, Manuel Bartlett, Mario Delgado y la señora Yeidckol Polevnsky se negaron a lo que llaman de manera contundente “la militarización del país”.

Dicho de otro modo, que los mexicanos siempre hemos vivido en el engaño sobre la postura original de los jefes de Morena, sobre la militarización del país.

Por eso, por la trascendencia del cambio de postura, damos a conocer los posicionamientos de manera textual.

El primero, Andrés Manuel López Obrador dijo lo siguiente en su cuenta social de Twitter. “Debe fortalecerse el poder civil con el establecimiento de la democracia. El militarismo no es solución”.

Vale recordar que a lo largo de la precampaña y luego en la campaña presidencial, Obrador siempre dijo que los militares debían regresar a sus cuarteles y no ser parte de la lucha contra el crimen.

Luego, en un video con dedicatoria a los ciudadanos, en general, fijó con mayor claridad su postura sobre la militarización del país.  

Así lo dijo, haciendo gala de su dominio de la historia; “Lo primero que hace el presidente Juárez, a su regreso a la Capital, es ordenar a los militares que entreguen de nuevo el poder a los civiles… como estaba antes de la intervención armada extranjera.

“El presidente Juárez sabía que no podíamos apostar a una República militar, sino a un República civilista. Esta es una enseñanza mayor, que nos debe servir para entender que no es con el Ejército como se pueden resolver los problemas de inseguridad y violencia. Hay que cuidar a las instituciones y que el Ejército no se utilice para suplir las incapacidades de los gobiernos civiles.

“Por eso hoy voy a hablar con los legisladores de nuestro movimiento para que no se vayan a otorgar facultades excesivas al Ejército… ya estamos viendo como se están violando derechos humanos, como están perdiendo la vida inocentes y no podemos aceptar un gobierno militarista.

“Esto no le conviene a la propia institución militar… que regresen los soldados a los cuarteles”. Hasta aquí la cita textual.

A su vez, en entrevista con Carlos Loret, en Televisa, Mario Delgado, el jefe de los diputados de Morena, mantuvo un activismo inusual y con una notable habilidad didáctica mostró como la legislación mexicana prohíbe la militarización del país.

Así lo expuso, ayudado con una grafica; “Es muy importante, lo que dice la legislación: las instituciones de seguridad pública serán de carácter civil, civil… no militar.”. Delgado también fue un incansable activista por la no militarización.

Pero el más enfático, tanto en el Congreso como en distintos videos, se llama Manuel Bartlett, quien defendió como pocos el Estado civil, no militar.

Dijo; “Es esa necedad de meter al Ejército a donde no debe de estar y poner en riesgo al país seriamente, analicen, porque sí se va a militarizar al país…

“Corremos un riesgo que han corrido todos los países de América Latina, menos nosotros, porque aquí se logró un Ejército civilista y destinado a sus tareas.

“Si aprueban esta ley seremos los reos de las Fuerzas Armadas, porque esta ley faculta a las Fuerzas Armadas a realizar cateos, arraigos e intervenciones en comunicaciones.

“Esas atribuciones son de la policía y el Ministerio Público, con autorización judicial y no pueden ser usurpadas por las fuerzas armadas; una ley que establece que el uso legitimo de las Fuerzas Armadas se puede emplear para controlar, repeler y neutralizar actos de resistencia no agresiva, lo que equivale a criminalizar cualquier manifestación.

“Con ésta ley se quiere una ciudadanía inmovilizada incapaz de moverse…y esa es la militarización del país”. Hasta aquí la cita.

En otro mensaje, también de gran emotividad, Manuel Bartlett llama a los ciudadanos a movilizarse contra la intención de militarizar al país.

A su vez, la presidenta de Morena, la señora Yeidckol Polevnski también habló sobre la militarización y escribió así en su cuenta de Twitter; “El PAN será cómplice de la militarización del país si aprueba la ley de seguridad interior. Ciudadanía pendiente”.

Si usted llegó hasta el final de la lectura, debe saber que las declaraciones anteriores son reales, están en video y en texto de redes sociales, pero cada uno de los políticos las formularon antes de que AMLO se convirtiera en presidente.

Por eso lo sorpresivo y radical del cambio de postura. ¿O son mentirosos, farsantes o esquizofrénicos?.

Se los dije