México. Simpatizantes de Morena han estado dando fuertes declaraciones acerca de los militantes del partido que han sido asesinados, pues parece ser que se les ha olvidado quiénes son sus compañeros de lucha, hasta tal punto de aprovecharse de la situación.

Primero, tras el asesinato de la alcaldesa de Mixtla de AltamiranoMarisela Vallejo Orea, el ex dirigente estatal de Morena y actual superdelegado federal en VeracruzManuel Huerta Ladrón, desconoció como militante del partido a Vallejo. Huerta aseguró que la alcaldesa únicamente hizo uso de las siglas de Morena para ganar la contienda, y que ésta nunca militó en el partido.

Otro caso es el de la presidenta nacional de Morena, Yeidckol Polevnsky, quien desconoció a Cutberto Porcayo Sánchez, dirigente de Morena en la Costa de Oaxaca, asesinado junto con su esposa mientras conducía su vehículo. Yeidckol se refirió a él como líder de Morena en San José.

Un caso más, es el de José Remedios Aguirre, candidato de Morena a la alcaldía de Apaseo el Alto, Guanajuato, quien fue asesinado por un par de sujetos con armas de fuego. Al fallecer, su esposa María del Carmen Ortiz heredó la candidatura, pero la entonces secretaria general de Morena, Alma Alcaraz negó este hecho y declaró que era solo una confusión.

Recordemos que en los últimos meses los índices de violencia contra personas involucradas en la política han incrementado, por lo que seguramente no faltará el «olvidadizo» que no reconozca a sus compañeros de lucha.

ALC