Me preocupa que tanto periodistas y ciudadanos, se están acostumbrando a escuchar mentiras y contradicciones terribles de nuestro señor presidente Andrés Manuel López Obrador.

O peor aún, su gabinete dice una cosa, y él de inmediato sale a contradecir y a evidenciarlos, en pocas palabras los hace quedar mal, y eso a él le encanta, pues hasta con su propia gente le gusta crear conflicto, queda claro que es lioso, resentido y andar peleando, es parte de su condición humana.

Es evidente que tiene gente muy preparada, claro ejemplo es el Subsecretario de Hacienda, Arturo Herrera Gutiérrez, quién se le ha visto muy activo, en cuanto trabajo y publicaciones. Pero cada que sale a dar alguna entrevista, nuestro presidente dice que tiene otros datos. En pocas palabras, lo exhibe a nivel mundial. Tal pareciera que odia a la gente preparada e inteligente.

No es seguro, pero se rumora que el subsecretario ya está fastidiado y pretende entregar  renuncia. Al fin son rumores, ya se verá. Así como sucedió con Olga Sánchez Cordero y recientemente de Marcelo Ebrard Casaubón, su gabinete anda en riesgo, pues dicen que cuando el rio suena es porque piedras trae. ¡Ya se verá!

Creo que esos discurso en sus homilías matutinas, donde habla de la unidad y que quiere que le vaya bien a México, ya ni él se la cree. Pues a los dos minutos cambia el discurso, algo así como si fuera tripular, y dice que le va a dar duro a la mafia del poder en su gobierno, pues parece que aún sigue en campaña y no haciendo el papel de primer mandatario.

El presidente está más preocupado por echarle la culpa eternamente a Hernán Cortés, a todos los gobiernos pasados, incluidos, Vicente Fox, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto,  cada que las cosas no le salen como lo esperaba. Su saque es que la mafia del poder le dejó un desastre. Aunque no dudó que así haya sido, creo que su posición es gobernar y no andar justificando su ineficiencia, corrupción, palabrerías, populismo, y de plano, que no tiene ni la más mínima idea de cómo gobernar un país que por tantas décadas añoró, y ahora que tiene el poder en sus manos, echa a perder todo, todo.

Si, nuestro presidente además de parecer cabra en cristalería, también tiene manos de estómago, lo cual es lamentable, pues nuestro país va aceleradamente por un rumbo equivocado, donde la ignorancia es lo que abunda. Lamentablemente es lo que nos va a dar en la torre,  pero sin embargo paralelamente está tratando que su gobierno sea absolutista, totalitario, necio. Y su pero defecto es ser el más soberbio para escuchar recomendaciones de sus asesores.

Recientemente el periodista Jorge Ramos, lo confrontó en su homilía matutina, muy atinadamente y de manera inteligente, le hizo algunas preguntas que quizá muchos de nosotros nos preguntamos, y esperaríamos que los demás “periodistas” también lo cuestionaran, pero lamentablemente se la viven echándole sus flores y tratando de congratularse con el presidente. En pocas palabras, muchos de los demás periodistas no se va  atrever a cuestionar sus acciones, mentiras y contradicciones, y sinceramente no creo que sea miedo, más bien creo, que perdieron toda ética y desean seguir recibiendo chayote, de eso no hay duda.

Por eso admiro profundamente a periodistas que ni si quiera ellos, se atreven a ponerse precio, pues jamás han pensado en traicionarse, ni mucho menos a sus lectores y a los mexicanos que aún tenemos la esperanza en que se cambie de rumbo. Así que como siempre lo digo, deseo profundamente que le vaya bien al presidente, a México y por supuesto a todos los mexicanos.

Por favor señor presidente, ya no mienta. No nos haga quedar en ridículo con el resto del mundo, somos un país maravilloso, estoy segura que usted sabe que podemos hacer mucho por el bien común, el de usted y de todos los mexicanos que representa a nivel mundial.

Por último, durante su campaña, usted firmó muchas pelotas de béisbol, algunas  con el Salmo 71, desearía que predicara con el ejemplo, pues usted recuerde que a los tibios, los vomitara.

Le mando saludos, esperando se encuentre bien y principalmente, si es que me lee, recuerde que soy ciudadana y tengo derecho a disentir, así como usted.

¡Miente siempre, que a sus seguidores les sabe a verdad!