México. Esta mañana durante la conferencia matutina en Palacio Nacional, el presidente Andrés Manuel López Obrador, dijo que todos los exfuncionarios públicos tuvieran un veto de 10 años para que no puedan entrar a empresas privadas del mismo sector en el que se desempeñaron en el gobierno. 

 Así se evitarán los “chapulines fifís”, que son los funcionarios que, del sector público, brincan al privado, por lo que detalló que esta medida está incluida en la Ley de Austeridad Republicana que mandó a la Cámara de Diputados. 

Asimismo, exhortó a los legisladores a que aprobaran esta reforma, el mandatario aseguró que hay otras empresas y oportunidades para seguir laborando, mencionó que les van a de un cochinito a “los nuestros” para que ahorren. 

La propuesta la anunció luego de que el día de ayer, el titular de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett, señalara el expresidente Felipe Calderón, que laboraba en una empresa energética privada.  

GV