Ante la situación de un país que se le está saliendo de las manos, Obrador siempre busca la evasiva cuando se encuentra ante cuestionamientos o temas que bien pudiesen representar un aprieto para el mandatario. La relación que ha tenido últimamente con la prensa ha dejado mucho que desear. Tras una trayectoria que incluyen desde insultos, hasta besos, el ganso vive en una realidad inexistente.

Con su llegada al puerto de Veracruz, la reportera Gaby Rasgado le entregó un documento al presidente, denunciando las prácticas del gobernador Cuitláhuac García Jiménez de investigar y acosar periodistas. Ante eso, el ganso solo se limita a responder «Cuitláhuac no hace eso, eso ya no se hace»

En dicho documento se encontraban las pruebas del ilícito, sin embargo, ante la respuesta evasiva del presidente, la reportera hizo responsable al gobernador de Veracruz de lo que pudiese pasarle a ella o a su familia.

Sin embargo más de un internauta defendió la causa de la periodista, así como desacreditarla, pues los seguidores del presidente creen a ciegas todo lo que éste les dice. Basta con que el ganso señale y hable para que su ejército de internautas furioso vayan a defender al mandatario.

Claro ejemplo está con Jorge Ramos, quien pasó de ser un periodista crítico e incluso admirado gracias a las entrevistas hechas a personalidades como Enrique Peña Nieto o Carlos Salinas de Gortari; a ser un periodista odiado y vapuleado por las redes tras su pequeña discusión con AMLO, al increparlo de que hará para frenar la violencia e inseguridad del país.

O aquella vez en la que pidió al diario Reforma develar sus fuentes tras la filtración de la carta que fue enviada al gobierno de España con la que solicitaban el perdón por los agravios de la Conquista. Así mismo la etiquetó de «prensa fifí» y «conservadora» al asegurar que él tenía pruebas de que el diario participó en el complot y en el fraude electoral de 2006.

Al ser cuestionado del porqué de sus etiquetas y demás, el mandatario aseguró que no existía una persecución contra el diario.

Otro de los periodistas que ha sido envuelto en esta polémica de AMLO vs periodistas, es Pablo Hiriart. El columnista que fue atacado por los seguidores de AMLO tras revelar en una columna, la salud precaria del mandatario, Por lo que el columnista ha tratado de «desenmascarar» al presidente. En el siguiente vídeo, Hiriart describe al mandatario de la siguiente manera:

Carlos Loret de Mola, ha sido uno de los periodistas más polémicos de los últimos sexenios. Señalado con etiquetas que iban desde «vendido», «chayotero» a la entrada de AMLO al poder, dejó su programa de radio «Sin Anestesia». Antes de que esto se sucediera hubo una confrontación entre el mandatario y el periodista, pues Andrés Manuel acusó a Loret de alarmar a la población con predicciones tan fatalistas sobre la economía.

Otra de las polémicas declaraciones que le ganaron una serie de críticas fue que en medio de una conferencia mañanera, el mandatario respondió ante el cuestionamiento de una periodista sobre el incidente con Jorge Ramos. A lo que el mandatario respondió:

«Vi a un columnista diciendo que los que venían aquí no eran buenos periodistas, que Jorge Ramos sí era muy buen periodista. No, yo pienso, con todo respeto discrepo, creo que ustedes no solo son buenos periodistas, son prudentes, porque aquí les están viendo y si ustedes se pasan pues ya saben, ¿no? lo que sucede, pero no soy yo, es la gente, no es conmigo, es con los ciudadanos que ya no son ciudadanos imaginarios, hay mucha inteligencia en nuestro pueblo, entonces antes se menospreciaba a la gente»

Sin embargo, la relación del ganso con la prensa siempre ha sido de amor-odio, por lo que nos ha dejado en claro en lo que va de su sexenio que su promesa de que exista la libertad de expresión se quedará como todo, en una mentira, en un sueño guajiro.

Pues como bien lo dijo en la 4T eso ya no se hace.

Relacionado:

Con AMLO, el Estado sigue siendo la principal amenaza para los periodistas

TOP 10: Insultos de AMLO a la prensa

Siendo buenos seremos felices: AMLO asegura que él no amenazó a periodistas

EC