México. Tras no asumir una postura en la crisis de Venezuela y no manifestar el apoyo a Juan Guaidó como pidió el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence; Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, continuó en la línea del diálogo.

«Convoco respetuosamente a las partes en conflicto a que se sienten a dialogar y a buscar una salida pacífica. Eso sí lo puedo hacer porque nuestra Constitución habla de la solución pacífica en controversias. A eso convoco; no a la polarización, no a la confrontación», señaló el mandatario mexicano en su conferencia matutina.

Desde que el conflicto venezolano detonó y Guaidó se proclamó presidente interino del país, diversos países manifestaron su apoyo. México fue una de las naciones que se mantuvo al margen. Ha expresado en distintas ocasiones que podría actuar como intermediario entre ambas partes del problema.

JC